El Načeradský más desconocido expone en Praga

27-03-2013

La exposición ‘Jiří Načeradský: dibujos, collages, gráficos’ presenta en Praga varias obras inéditas del pintor checo. Los trabajos, realizados sobre papel mediante diferentes técnicas, presentan a un Načeradský dibujante desconocido para el gran público, acostumbrado a sus obras sobre lienzo.

Jiří Načeradský, foto: Tomáš Vodňanský / ČRoJiří Načeradský, foto: Tomáš Vodňanský / ČRo Jiří Načeradský está considerado como uno de los pintores y dibujantes checos contemporáneos de mayor importancia, y sin duda constituye la cabeza visible de la Nueva Figuración checa de los años 60 y de la llamada Grotesca Checa. Su prestigio a nivel nacional vino confirmado desde fuera cuando en 1978 la galería parisina Georges Pompidou compró siete de sus obras.

Su influencia, sin embargo, se alarga hasta finales del siglo XX. Considerado por muchos como el primer artista posmoderno checo, se unió en 1987 a la agrupación libre de artistas 12/15 y, tras la caída del comunismo, logró exponer sus obras en la Galería Nacional Checa y en la Galería de la Ciudad de Praga. Actualmente, a sus 73 años, es profesor en la Academia de Bellas Artes de Praga y en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Técnica de Brno.

Ahora la galería Vltavín de Praga bucea en el pasado de Načeradský para exponer al público 50 de sus obras inéditas. Se trata de una selección de varias decenas de dibujos, ilustraciones y grabados realizados desde 1956 hasta la actualidad, y que suponen una dimensión totalmente desconocida del artista, teniendo en cuenta que hasta el momento solo se conocían sus obras de pintura sobre lienzo. Para el comisario de la exposición, Petr Mach, el Načeradský dibujante ya existía, pero el contexto histórico hizo desarrollar esa parte de su producción artística.

Foto: Galería VltavínFoto: Galería Vltavín “Es un autor que según él mismo dice, piensa en forma de dibujos. Sus ideas originales primero las realiza en el papel, y después las pinturas surgen a partir de estos bocetos. Pero además de estos también hizo muchos dibujos que son en sí mismos obras finalizadas. Surgieron porque en los años 70 y 80 Načeradský era boicoteado por el régimen comunista. Le era imposible exponer sus cuadros, así que podía estar contento de exponer estas pequeñas obras en los pasillos de centros culturales o deportivos”.

Otra perspectiva a tener en cuenta sería el carácter complementario, casi de pasatiempo, que tendrían las obras en papel para Načeradský, lo que explicaría por qué la mayoría nunca hayan visto la luz o lo hayan hecho de forma muy discreta, prosigue Mach.

“Cuando hablé del tema con Jiří Macheracký, que es el principal conocedor de las artes gráficas checas, me dijo que conocía unas 30 ilustraciones de Načeradský, pero al final encontramos más de 200. Macheracký se mostró sorprendido y afirmó que se trata para el pintor de tan solo una técnica complementaria. Cuando no tenía para comprar lienzos mataba el tiempo con diferentes técnicas gráficas, principalmente con punta seca, que es una de las que mejor domina”.

Foto: Galería VltavínFoto: Galería Vltavín La idea de la exposición surgió cuando Mach y su colega Iva Mladičová empezaron a catalogar todas las obras de Načeradský y encontraron una cantidad inesperada de trabajos en papel. Finalmente decidieron que, además de la monografía prevista sobre sus pinturas, prepararían un volumen dedicado a sus ilustraciones.

Precisamente la exposición en la galería Vltavín es un avance del libro que está por salir y que reunirá alrededor de 300 reproducciones de la obra gráfica del artista. Ante las más de 10.000 piezas que encontraron en el depositario de Načeradský, la principal dificultad fue la selección, como cuenta Mach.

“Lo conseguimos porque dejamos de lado los bocetos a tinta china que Načeradský no considera obras terminadas, sino solo pensamientos atrapados al vuelo. Elegimos dibujos que realmente quería exponer, trabajos que considera finalizados. Hay unos mil, que ya es bastante, y en un taller no demasiado ordenado. Pero fue un trabajo entretenido y lleno de interesantes descubrimientos”.

Los trabajos expuestos hacen gala de un amplio abanico de tećnicas: tinta china, punta seca, litografía, acuarelas… Aunque el más sorprendente resulta ser el collage, según indica Mach.

Foto: Galería VltavínFoto: Galería Vltavín“Creo que es el mayor descubrimiento de esta exposición porque excepto una pieza de la colección de Vladimír Železný nadie ha visto ningún collage de Načeradský. Así que para mí ha sido una sorpresa descubrir collages terminados. Al igual que hacía con algunas de sus pinturas, que realizaba a partir de fotos de periódicos, también aquí recorta de los diarios y lleva esas realidades a un nuevo nivel”.

Use la tećnica que use, Načeradský sigue siendo reconocible en cada una de sus obras. En su visión de la realidad se combina la influencia de artistas como Pablo Picasso o Paul Klee con el surrealismo. Y de hecho, al igual que en sus pinturas, lo sobrevuela todo una evidente temática sexual.

Petr Mach explica por qué se trata de un tema recurrente en la obra del pintor.

“Es erotismo, pero concebido con cierto distanciamiento, con ironía. En sus obras comenta el comportamiento de la gente que se encuentra dominada por sus pasiones, pierden el juicio y se comportan de manera cómica. El mismo autor dice que hasta hoy sigue sin entendernos, y a través de su obra trata de ilustrar esta incomprensión”.

La exposición ‘Jiří Načeradský: dibujos, collages, grabados’ estará en la galería Vltavín hasta el 24 de abril.

27-03-2013