El mundo desde la cama de Pedro Roth

13-11-2013

¿Cómo es el mundo visto desde su cama? El del pintor y fotógrafo argentino, Pedro Roth, es optimista, espontáneo y de colores intensos. El artista lo plasma en lienzos directamente desde su cama, que esta vez fue instalada también en Latin Art Gallery, en Praga.

Pintura de Pedro Roth, foto: Dominika BernáthováPintura de Pedro Roth, foto: Dominika Bernáthová Formas y líneas sinuosas de personas y objetos plasmados en contrastes cromáticos dan lugar a un optimismo y energía radiantes desde los cuadros de Pedro Roth. La muestra de su obra denominada “El Mundo desde la Cama” se inauguró este martes en el Latin Art Gallery, en Praga, gracias al auspicio de la Embajada de la República Argentina.

Pedro Roth capta en sus lienzos relaciones entre las personas al igual que las situaciones cotidianas con las que se puede encontrar cualquiera. Todas estas imágenes surgen de la espontaneidad del artista, según él mismo relata en entrevista para Radio Praga.

“Me enfrento a la tela en blanco, lo que me sale en el momento. Como la técnica automática de los surrealistas de los años 20. Nunca sé lo que voy a pintar. Muchas veces quiero pintar algo y me sale otra cosa. Todos mis cuadros tienen manos, gente y muchos pájaros, que me gustan. Es parte de cosas de las que yo no me acuerdo de mis sueños. Puedo decir que estos son mis sueños. Pero es un invento mío de que son mis sueños, porque no me acuerdo de ellos”.

Pedro Roth y Kateřina Boháč Linares, foto: Dominika BernáthováPedro Roth y Kateřina Boháč Linares, foto: Dominika Bernáthová Aunque es posible que algo de los sueños permanezca en la consciencia del pintor, ya que es justo al despertarse cuando se pone a pintar. Y eso sin salir de la cama, ya que lo considera más cómodo. Los visitantes de la inauguración praguense tuvieron la oportunidad de contemplarlo en este momento creativo, cuando el artista se puso a pintar en una cama instalada en medio de la galería.

“En Buenos Aires me levanto a las cinco de la mañana y pinto en la cama. Todos estos cuadros están pintados así”.

Entre los elementos de sus pinturas destacan los inmensos ojos de los protagonistas, y todavía más llaman la atención sus manos alargadas. Este último rasgo insinúa que en este mundo mediatizado es de importancia utilizar las manos para trabajar y ser más creativo.

“Yo siento que el Occidente exportó el trabajo a China. En el Occidente nadie más trabaja. Creo que si no se trabaja, entramos en una decadencia. Enfatizo las manos para decir que la gente tiene que trabajar. Por eso hay tantas manos tan grandes en mis trabajos”.

Pintura de Pedro Roth, foto: Dominika BernáthováPintura de Pedro Roth, foto: Dominika Bernáthová Otro de los atributos llamativos de su obra es el uso de colores intensos y en contraste. En cuanto a la técnica, Pedro opta por la pintura con lapicera de arquitectura utilizando colores acrílicos.

“Los colores son los que me salen desde adentro. Como yo vengo de la fotografía que tiene que ver con el blanco y negro. En la pintura me sale el color y es esto, lo que se ve”.

El empleo de colores vivos da protagonismo a la dosis de optimismo que irradia de sus lienzos. Y precisamente es la actitud optimista la que le acompaña al artista a lo largo de su vida. Y eso pese a vivir unos momentos muy oscuros, cuando fue transportado durante la Segunda Guerra Mundial a un campo de concentración, donde perdió a su padre.

“Siento que superé todas estas cosas tristes de mi vida a través del optimismo. Entonces, soy optimista por naturaleza. Todas estas obras y colores tienen que ver con el optimismo. Yo creo en la vida”.

Pedro Roth, foto: Dominika BernáthováPedro Roth, foto: Dominika Bernáthová Tras pasar por esta dura época de su vida, Pedro junto a su madre partieron hacia Argentina, que se convirtió en su casa. Allí inició su carrera artística como fotógrafo. Con tan solo 23 años de edad realizó su primera exhibición fotográfica. Quince años más tarde se aficionó al arte plástico aprendiendo a pintar como autodidacta.

“Yo me di cuenta de que estas imágenes no las podía fotografiar, porque no existían en la realidad. Tenía que crearla para que la gente las viera, las tenía dentro. En cambio, la fotografía es de Afuera para dentro, la pintura es de adentro para fuera. Son dos momentos diferentes de la creatividad.”

Se trata de la sexta visita de Pedro Roth a la República Checa. La idea del primer viaje para difundir la cultura en el corazón de Europa se originó en la cocina de su amigo y ex embajador argentino en la República Checa, Juan Eduardo Flemming. Cuando Pedro se enteró de que su amigo desempeñaría un cargo diplomático en Chequia, le planteó la idea de realizar el “Proyecto Golem” que se basó en la interpretación de esta figura mitológica judía como inteligencia artificial.

Pintura de Pedro Roth, foto: Dominika BernáthováPintura de Pedro Roth, foto: Dominika Bernáthová El personaje de Golem además está relacionado con Praga, ya que protagonizó una leyenda de Raby Löw, un rabino del siglo XVI en Praga, a quien se le adjudica el hecho de darle vida a este personaje de barro, que también protagoniza un poema del argentino Jorge Luis Borges.

“Borges era nuestra llave para traer al Golem a Praga. Ese poema nos permitió hacer un evento muy grande acá, que fue enorme, una exposición de pintura, UN simposio de filosófos, científicos y religiosos. Un ballet, una ópera y un festival de cine se hicieron aquí en Praga con un prólogo de Václav Havel en el año 2001. Después llevamos todo eso a Buenos Aires al Museo Nacional de Bellas Artes”.

Se trató de un gran evento cultural en Argentina, que se realizó, entre otros centros, en el Teatro del Colón, y también fue llevado a Nueva York. Pedro estudió fotografía con Esteban Sandor y fue responsable de la fotografía de obras de arte del Metropolitan Museum of Art y la galería Sotheby en Nueva York. Asimismo obtuvo diversas condecoraciones, entre otras, la Mención de Honor Senador Domingo Faustino Sarmiento. Asimismo fue nombrado Ciudadano destacado de la Cultura por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Pintura de Pedro Roth, foto: Dominika BernáthováPintura de Pedro Roth, foto: Dominika BernáthováActualmente el artista sigue cultivando muchas actividades. Entre la pintura y fotografía encuentra tiempo también para desempeñar el cargo de asesor de artes visuales del Centro Federal de Inversiones de Buenos Aires (CFI), al igual que del vicepresidente de la fundación Sonerira de Córdoba y director del arte del Centro Internacional de Arte y Pensamiento Contemporáneo. Asimismo tiene un programa en una radio argentina y por si fuera poco, da clases de fotografía en Museo de Artes Plásticas de Eduardo Sívori en Buenos Aires.

“La gente me pregunta cómo puedes hacer tantas cosas. Yo hago una sola. Todo esto que estoy haciendo en mi vida con el arte”.

Pinturas de Pedro Roth, foto: Dominika BernáthováPinturas de Pedro Roth, foto: Dominika BernáthováPara el año que viene, Pedro Roth prepara una exposición de su obra en la Librería Menéndez en Buenos Aires. Asimismo viajará a Budapest para exponer su obra en Instituto Cervantes de donde se dirigirá a la filial parisina de esta institución. En septiembre también presentará su obra en el Museo del Arte Moderno en Nueva York.

La muestra de los cuadros “El mundo desde la cama” estará expuesta en Latin Art Gallery en Praga hasta el 10 de diciembre.

13-11-2013