Del alma herida: un canto a las escritoras suicidas

Paloma Navares es una artista multimedia española que quiere, con Del alma herida, rendir un personal homenaje a las escritoras que más la han marcado y que tuvieron un fin trágico y a destiempo. La exposición, que incluye fotografías intervenidas, videos y esculturas, acaba de ser inaugurada en el Instituto Cervantes de Praga.

Entre los poetas es posible encontrar muchos seres atormentados que intentan expurgar sus demonios con sus versos, hasta que no pueden más y se suicidan. Algunos de ellos han marcado profundamente a Paloma Navares, una artista española de amplia trayectoria, que ha paseado su arte por diferentes países del mundo.

Aunque por problemas de salud prefiere no viajar mucho, Paloma Navares quiso estar presente en Praga para la inauguración de su exposición, Del alma herida, un particular homenaje a los escritores que la han formado y la han convertido en la mujer y la artista que es.

“Del alma herida recoge una serie de trabajos que no nacen con la idea de ser expositivos sino que en 1993 inicio una serie muy personal que tiene que ver con lo que estoy leyendo, con lo que estoy interesada en ese momento y que está vinculada a poetas o escritores y con momentos de estados anímicos un poco más complejos, un poco más de hacia dentro, de mirada interior”.

Las flores, el mar y las piedras, a través de cantos rodados, están presentes en la obra de Paloma Navares que llega a Praga, con toda la carga simbólica que sugieren.

“La simbología que arrastra el mar, con su color, sus movimientos, sus desplazamientos, sus formas repetitivas. El canto rodado como símbolo de algo que es manejado por algo que es superior al propio canto, ese desgaste es una simbología parecida al ser humano, al hombre social. Y las flores, lo que tiene el aspecto de la flor de ritual del amor, de la muerte, de la ornamentación, y de la entrega hacia otra persona”.

Jugando con la simbología de estos elementos, Paloma Navares ha querido rendir un personal homenaje a poetas y escritores suicidas o de muerte trágica y a destiempo, sin caer nunca en lo lúgubre o depresivo.

“Cada obra está vinculada no sólo a un poeta sino que a los últimos textos que escribió antes de su muerte. La mayoría de las muertes, quitando a (Federico) García Lorca o algún otro escritor, casi todo lo que tenemos aquí son suicidios. Están representados de la forma más bella posible y es un canto a los momentos de decisión más duros que tiene el hombre”.

Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnik o Gabriela Mistral, dentro del ámbito de lo hispano; Emily Dickinson, Virginia Woolf o Sylvia Plath, del resto del mundo, la mayoría mujeres, son algunas de las escritoras que han influido en Paloma Navares.

Además de ser admiradas estéticamente, las obras de Navares pueden ser leídas, ya que la artista superpone textos de los propios escritores a los que homenajea.

“Y procuro que sean casi las últimas notas, de aproximación al momento final del autor, esa despedida de la sociedad, de la vida, de él mismo. Es una manifestación de aquellas personas, poetas, escritores, ensayistas, que me han formado, que me han ayudado a crecer, que me han consolado en momentos tristes, que me han alegrado la vida en momentos alegres, es un encuentro, un enamoramiento con la literatura”.

La exposición Del alma herida, de Paloma Navares, puede visitarse en el Instituto Cervantes de Praga hasta el 14 de noviembre próximo.

Fotos: Instituto Cervantes