Bregovic: “Si no es por la guerra, sería un rockero de provincias retirado”

22-09-2009

El músico Goran Bregovic actuó en Praga con su Orquesta de Bodas y Funerales por iniciativa de la asociación Lastavica. La organización, fundada por ciudadanos de la antigua Yugoslavia radicados en Chequia tras la guerra, quería así agradecer a los checos la ayuda recibida. Bregovic, en entrevista para Radio Praga, recordó, entre otras cosas, cómo también para él fue determinante esa difícil década de los 90.

Goran Bregovic, foto: Daniel OrdóñezGoran Bregovic, foto: Daniel Ordóñez El concierto de Bregovic en Praga, que llenó la Plaza de la Ciudad Vieja, era uno de los últimos de la gira de presentación del álbum ‘Alkohol’. En él, Bregovic retoma y rehace algunas canciones por las que ya era famoso en Yugoslavia desde la década de los 70, como líder del grupo de rock Bijelo Dugme (Botón Blanco). Bregovic, a sus 59 años, ahora puede echar la mirada atrás y valorar desde el punto de vista de un compositor respetado en todo el mundo, lo que suponía ser una estrella del rock de un país socialista.

“El rock and roll en los países comunistas era algo mucho más importante que al otro lado del Telón de Acero. No digo artísticamente. Yo no creo que para la historia el rock and roll sea algo importante como movimiento artístico, pero socialmente era importantísimo. Lo que tienen las canciones que ahora toco de aquella época, y que era también lo bueno de Bijelo Dugme, es que salen de la música tradicional balcánica y que están inspiradas en ella”.

Como para la mayoría de los habitantes de la antigua Yugoslavia, el estallido de la guerra y la desintegración del país supusieron un antes y un después en la vida de Bregovic, como recuerda.

Goran Bregovic, foto: ČTKGoran Bregovic, foto: ČTK “Siempre había tenido la suerte de ganarme la vida haciendo cosas que habría hecho aunque no me pagaran. La guerra lo cambió todo. En un día perdí todo lo que tenía. Yo era joven, rico, famoso, una gran estrella del rock… Cuando lo pierdes todo de repente empiezas a entender lo que es realmente importante. Entiendes que no hay nada material que puedas añorar. Empiezas a echar de menos cosas que no imaginaste, cosas sin importancia”.

Escapando de la guerra, Bregovic se instala en París. Al menos, por haber hecho la música de ‘El Tiempo de los Gitanos’ de Emir Kusturica, que había causado sensación poco tiempo atrás en el Festival de Cannes, Bregovic no era un completo desconocido. El éxito de otras dos bandas sonoras, de nuevo para filmes de su compatriota Kusturica, ‘Arizona Dream’ y ‘Undergound’, convirtieron a Bregovic en sinónimo de música balcánica ante el mundo entero. Según el músico, de no ser por el exilio, probablemente no hubiera tenido el ímpetu necesario.

El concierto de Bregovic en Praga, foto: ČTKEl concierto de Bregovic en Praga, foto: ČTK “Tienes que reinventarte. Sin la guerra yo sería solo un rockero de provincias retirado. En realidad ya lo había hecho justo antes de la guerra, me había comprado una casa en una isla del Adriático. Ya sabes, la típica jubilación de una estrella del rock. Pero en una situación así te das cuenta de por qué una parte tan enorme de la historia del arte pertenece a artistas exiliados. Es una situación muy incómoda. De repente no tienes tus pisos, tus coches, tus yates,… no tienes ni a tu abuela para ir a comer los domingos. Así que en ti nace una inquietud”.

Después de casi dos décadas y todo lo sucedido ¿De dónde se considera Goran Bregovic hoy día?

“Tu país nunca desaparecerá como el mío. Pero si lo hiciera, te darías cuenta de que tu tierra no tiene nada que ver con un territorio demarcado política o geográficamente. Cuando digo “Yugoslavia” no tiene ninguna intención política. Es un territorio emocional entre Belgrado, Zagreb y Sarajevo que considero mi país, aunque tenga que enseñar el pasaporte para ir de un lado a otro. Es de donde robo como compositor y es donde no iría a dormir a un hotel, porque eso es lo que entiendo como mi casa”.

Probablemente no pase ni un año antes de que la República Checa vuelva a disfrutar de Goran Bregovic. Ya son más que rumores los que sitúan al músico de Sarajevo en el Festival de Cine de Karlovy Vary del 2010, donde podría también él ser homenajeado por su aportación al séptimo arte.

22-09-2009