‘Bravos’, la última exposición de diseño español, llega a Praga

09-10-2012

En tiempos de crisis, la creatividad se dispara. Ese parece ser el caso de España, cuyos diseñadores triunfan en todo el planeta. Como prueba está la exposición ‘Bravos’, que puede verse en el Museo de Artes Decorativas de Praga hasta el 25 de noviembre próximo.

‘Bravos’, diseño español de vanguardia, y ‘Desigñ’, acento español en el diseño, fueron dos exposiciones inauguradas casi simultáneamente en Praga la semana pasada.

España también existe en el mundo del diseño es el mensaje que quieren transmitir estas dos muestras, que fueron presentadas en el marco del DesignBlok, el festival de diseño de la capital checa, pero que se extenderán mucho más allá.

Juli CapellaJuli Capella Juli Capella, el extrovertido y energético comisario de ‘Bravos’, que se puede ver en el Museo de Artes Decorativas, dice que la idea es viajar por el mundo, ya que se trata de una muestra itinerante, dando a conocer lo mejor del diseño español actual.

“Bravos es una exposición que está pensada para viajar internacionalmente, no se verá en España nunca, y quiere decirle al mundo ‘hey, España también existe en el mundo del diseño’. Nada más. Es una exposición muy modesta, pequeñita, con unos displays que se pliegan, se enrollan en cajitas pequeñas, pero que lleva un mensaje muy potente que es ‘en España hay una nueva generación después de los más famosos, de Mariscal, de Tusquets, o de esta gente, que está haciendo un diseño muy de vanguardia y a nivel internacional”.

A Juli Capella le hacía mucha ilusión llegar por fin a Praga con la muestra, ya que la capital checa es un foco muy importante en la evolución de la historia del diseño.

Entre los sitios que se podía hacer la exposición, el Museo de Artes Decorativas es genial. Es un sitio muy privilegiado, paseándote por sus salas puedes ver que el tránsito de la artesanía al diseño industrial se da aquí, se da en Europa Central, en Viena, en Praga. Estamos hablando de principios del siglo XX, y con la guerra aquí se fastidia, y luego ya con la invasión nazi se acaba de fastidiar. Pero aquí están las raíces, aquí hay una riqueza de artes decorativas, de mobiliario cubista, que no tiene nada que ver con el cubismo de Picasso, aquí se llama arquitectura cubista a una que hacía formas cúbicas, es brutal. Y todo el tema de cerámica, vidrio, metal, es brutal”.

‘Bravos’ destaca el trabajo de 21 diseñadores españoles en activo, muy inquietos y creativos.

“Son 21 diseñadores de menos de 50 años, hay gente muy joven, hay algunos de veintipocos años, algunos de 30, de 40, pero ninguno sobrepasa los 50 y que están trabajando en campos muy diversos. Son 21 porque estamos en el siglo XXI, podrían haber sido 18 ó 23, tienes que buscar alguna anécdota, ¿no? Y se llama Bravos porque Bravos tiene un doble significado y lo busqué y es una palabra internacional, no hace falta traducirla ni aquí en Chequia ni en Japón ni en Estados Unidos, donde ha estado dando vueltas esta exposición, ahora último estuvo en China. Bravos todo el mundo lo sabe que es bravo, de aplausos, cuando una cosa te gusta y aplaudes y dices bravo. Y también es brave, en inglés, alguien atrevido, valiente, con coraje. Así que un poco el significado es doble”.

Además, el logotipo de la exposición juega con la resonancia de un cliché muy español.

“El logotipo va en consonancia con esto de Bravos. Es una bombilla, que es el símbolo internacional de las ideas. Yo creo que es gente muy ingeniosa, más que grandes estetas son ingeniosos, tienen ideas, tienen ocurrencias. El talento español yo creo que es más así. Y después los cuernecitos tienen un doble significado. Por un lado es el diablo, el diablillo, el demonio, porque algunos proyectos son un poco como gamberros, y por otro lado es también el toro español, el toro bravo, el toro de torear, que es un símbolo un poco tópico pero que mucha gente identifica con España. Y que yo de alguna forma, digamos, rechazo desde el punto de vista de la salvajada que es torear y matar un toro. Pero que por otro lado no puedo ocultar que de alguna forma cada país tiene sus tópicos y cada país se asocia con algo, yo no he visto nunca un cliché que no tenga algo de cierto y es cierto que en España durante mucho tiempo ha habido la cultura de los toros”.

La idea es demostrar que España, a pesar de ser un país de crisis y de malas noticias a diario, también vive una efervescencia cultural incesante.

“Entonces esta especie de bombilla con los cuernos tiene un poco esta ambigüedad de moderno pero también usar la tradición. España no olvidemos que ahora es un desastre, está en crisis, nadie da un duro por nosotros, algunos piensan que deberíamos ser no el final de Europa sino el principio de África. Pero en su día fue un imperio y toda esta zona era española y América también. La gracia yo creo de estas exposiciones que tienen un país es lo, un poco, grotesco que es porque es anecdótico. La historia te lleva, te sube, te baja y al final el mensaje es qué ha aportado de positivo una gente a la humanidad, sean españoles, perfecto, sean checos, pues también perfecto”.

Y también quiere romper un poco con el tópico de los nacionalismos. Por eso Juli Capella insiste que esta bien podría ser la última exposición de diseño español de la historia.

“Es una exposición que no viene con la bandera nacional sino un poco al revés. A decir que ya no existen estas banderas. Probablemente, yo pongo en el catálogo, es la última exposición que se podrá decir de diseño español. Porque la mitad de los que están allí no viven en España. Patricia Urquiola vive en Milán. El Último Grito, en Berlín. Muchos han estudiado fuera. Yo creo que, de alguna forma se disuelven las nacionalidades. Aquí alguien me ha dicho: oye, ¿cómo es posible que esté aquí el palacio de Ginebra de la ONU? Porque el pintor es español y las sillas son de una empresa española. Yo creo que esto cada vez pasará más. O sea, la esencia hispana, o incluso te diré italiana, francesa o checa, se disuelve en un mundo global”.

Luego Juli Capella pasa a explicar las diferencias entre ‘Bravos’ y ‘Desigñ’, no vaya a ser que con tanto diseño español, el público checo termine mareado.

“Es muy sencilla y muy coherente. ‘Desigñ’ se subtitula acento español en el diseño. Y es una visión panorámica, muy amplia, con 100 ítems creativos. Es decir, no es de nada en concreto, es entren y pasen y vean una especie de lluvia de creaciones que tienen algo que ver con España. Vale, esto está muy bien, pero déjeme ver algo concreto de estos diseñadores españoles. Eso es Bravos, solo objetos y solo de gente joven, esa es la lupa de Bravos. Es decir, es como una especialización de Desigñ”.

‘Bravos’ puede visitarse hasta el 25 de noviembre en el Museo de Artes Decorativas de Praga. La muestra ‘Desigñ’ estará en el Instituto Cervantes de Praga hasta el 12 de enero del próximo año. Ambas exposiciones demuestran la buena salud del diseño español actual.

09-10-2012