Artistas chilenos toman Europa en una gira musical

Hablamos con el bajista Mauricio Nader e intérprete del Chapman Stick Tomás Díaz, dos músicos chilenos quienes visitaron Chequia por tercera vez en una gira musical que también incluía la visita a varios países europeos.

Mauricio Nader y Tomás Díaz, foto: Melissa CastañoMauricio Nader y Tomás Díaz, foto: Melissa Castaño Mauricio Nader y Tomás Díaz son dos músicos chilenos que usualmente tocan de manera solista y que han desarrollado sus carreras y proyectos por su propia cuenta. Sin embargo, se conocieron hace dos años y decidieron unirse para viajar por varios países de Europa y realizar una serie de conciertos.

El tipo de música que tocan es instrumental, con la cual hacen adaptaciones de música docta, música folclórica latinoamericana y composiciones propias que luego adaptan a sus instrumentos. Nader explica cómo han enfocado su música en esta gira.

Mauricio Nader y Tomás Díaz, foto: Melissa CastañoMauricio Nader y Tomás Díaz, foto: Melissa Castaño “Sobre todo en particular en esta gira, está más enfocada al material propio de cada uno, las composiciones propias porque en el mes de marzo cada uno publicó su disco solista, en mi caso es mi tercer disco solista y en el caso de Tomás es su primer disco solista, entonces eso es lo que estamos promocionando ahora, en un concierto en conjunto en donde para hacer el show arreglamos las canciones de cada uno para interpretarlas en conjunto con el bajo eléctrico y el Chapman Stick”.

Mauricio es un bajista de rock y de heavy metal, desde hace aproximadamente cinco años comenzó a colaborar en paralelo con bandas y distintas agrupaciones su propio proyecto. A pesar de esto agrega que su meta principal es desarrollar su carrera como solista.

Por otro lado, Tomás Díaz toca el Chapman Stick, un instrumento que provee una musicalidad única a través cuerdas tocadas con la técnica del tapping. Nader agrega que la idea de realizar proyectos en solitario es resaltar los instrumentos que tocan, en su caso se trata de brindarle un protagonismo al bajo eléctrico, lo cual ha intentado hacer desde la publicación de su primer disco.

“En el año 2015 yo publiqué mi primer disco solista, que eran composiciones mías, todo arreglado para el bajo eléctrico solista sin músicos ni acompañamiento, esto con la finalidad de contribuir a posicionar el bajo eléctrico como instrumento solista de concierto, en mi caso yo lo estoy empleando como instrumento que como por si solo puede hacer un concierto algo que ya han venido haciendo algunos bajistas.”

Los checos son gente receptiva y entusiasta con la música que les estamos mostrando, entonces es un lugar al que siempre dan ganas de volver.

Mauricio dice que a pesar de ser chileno no necesariamente siente la necesidad de explotar la cultura latina antes que su arte, ya que explica que su misión principal como artista es encontrarse así mismo en sus creaciones, que inevitablemente están atravesadas por lo chileno lo cual sigue siendo un plus. En sus palabras esto siempre será parte de su vida, pero no el todo de su carrera musical.

“Yo no estoy promocionando mi carrera alguien que toma la música chilena autóctona y la entrega por el mundo, sino que toma su propia versión musical, su propia propuesta musical que no necesariamente tiene que ser chilena y la entrego a la gente independiente ya sea en Chile o en el mundo, entonces podía decirse que es como una mezcla de ambos, pero más orientada hacia mí propuesta más que ser un embajador de la cultura musical chilena, pero ese porcentaje siempre va a existir de una u otra forma”.

Los músicos llegaron a Europa después de que a Tomás le surgiera la oportunidad de vivir en Polonia por un tiempo. Con esta posibilidad se pusieron a la tarea de planear un viaje en el viejo continente y agendar varios conciertos, aprovechando también que es una zona en la que ambos ya habían establecido contactos y tenían conexiones en esta profesión. Sobre vivir la experiencia de realizar una gira, el chileno explica que disfruta mucho del hecho de conocer países distintos y de mostrar su música y dar a conocer el lugar de donde proviene. Agrega. “Bueno conocer gente, entregar la música, que la gente se entusiasme con esta música y también decir: yo vengo de tan lejos, efectivamente vengo de Chile no necesariamente a ser un cien por ciento embajador de la música chilena, pero si a entregar lo que yo soy como parte de ese país”.

Mauricio Nader y Tomás Díaz, foto: Melissa CastañoMauricio Nader y Tomás Díaz, foto: Melissa Castaño Sobre la recepción musical de los checos y de la cultura de la República Checa, Nader solo tiene que decir cosas buenas. Lo resume de esta forma.

“son gente muy amable, muy cariñosa, muy humilde, amistosa y al mismo tiempo bastante receptiva y entusiasta con la música que les estamos mostrando, entonces es un lugar al que siempre dan ganas de volver”.

Mauricio Nader y Tomás Díaz además de visitar Suecia, pasaron por varios países de Europa central; entre ellos Polonia, República Checa, Eslovaquia, finalizando en Alemania. Después de este largo y enriquecedor viaje regresarán a su país natal donde continuarán difundiendo sus proyectos como solistas y se centrarán en organizar su próxima estadía en Europa.