Antoni Tapies en Praga

02-07-2002

En la Galeria Miró, en el claustro Strahov, se expuso estos días una parte de la extensa obra de Antoni Tapies, uno de los pintores españoles de reconocido prestigio internacional. Hablar de una exposición de Antoni Tapies es hablar de pintura contemporánea, heredera de las vanguardias de principios del siglo pasado.

Exposición de Antoni TapiesExposición de Antoni Tapies La exposición no era demasiado extensa, pero sí se pudieron apreciar una treintena de obras ejemplificadoras del estilo inconfundible del pintor catalán.

La diversidad de texturas, los colores fuertes, el juego de conceptos concretos esquematizados en la más absoluta simplicidad, son algunos de los rasgos característicos de la obra tapiesiana. Homenage a Picasso, Materia y Periódico, La cama, Poemas del catalán, La gran puerta o Las cuatro cruces, son ejemplos de las obras que se podían contemplar y también comprar en la Galeria Miró.

Antoni Tapies nació en Barcelona el 13 de diciembre de 1923 y durante su juventud practicó el dibujo y la pintura de forma autodidacta. Empezó dibujando y haciendo copias de Van Gogh y Picasso a la vez que se interesaba por la historia de la filosofía y la gran literatura: Thomas Mann, Nietzsche, Ibsen,...

Su predilección por la música romántica, así como por toda la ideología del romanticismo y del postromanticismo alemán van construyendo su cosmología cultural a la que se irán añadiendo otras experiencias culturales como la del pensamiento oriental, el expresionismo abstracto americano, el psicoanálisis y la ciencia moderna.

Sus influencias de mediados del siglo XX picassianas y surrealistas serán definitivas para la concepción de su obra así como la relación con sus amigos vanguardistas, Joan Brossa, Joan Miró, J. V. Foix y Lucio Fontana, entre otros.

Su trayectoria profesional está repleta de exposiciones itinerantes por todo el mundo y de diversos premios y reconocimientos internacionales a su trabajo artístico.

Compartió espacio en la Galeria Miró y, posteriormente, en la Feria del Arte de la Casa Manés el escultor navarro Faustino Aizkorbe, conocido por sus obras presentes en espacios públicos, emplazadas en las principales ciudades del mundo: en Port de Sóller de Mallorca (junto a una obra de Henry Moore), Ayuntamiento de Madrid, Ayuntamiento de Stuttgart, el Parlamento europeo.

La arquitectura, la pintura y la decoración son otras de las inquietudes de su trabajo y pensamiento y sus escuelas de formación han sido principalmente la naturaleza de su tierra y la artesanía vasca. Aizkorbe empezó dibujando y en sus tiempos de juventud pintaba, hasta que se cruzó con el maestro Jorge Oteyza. No por la escultura dejó el dibujo ni de hacer murales.

Actualmente está pintando sobre lonas tensadas con papeles y resinas que, de alguna manera, el artista considera esculturas.

Según el propio escultor, su interés se centra en la captación de la impronta de la naturaleza erosionada que trabaja con madera, para luego fundirla en bajorrelieves. La naturaleza le sugiere formas y Aizkorbe luego realiza la composición estética.

02-07-2002