200 años de la Academia de Artes Plásticas

12-09-2000

Esta vez Radio Praga les informará sobre un importante aniversario de este país.

Se trata del 200 aniversario de la Academia de Artes Plásticas, que se conmemora con la muestra "Exposición jubilar- Academia de Artes Plásticas 1800 - 2000", abierta en esta capital en agosto pasado en el antiguo picadero del Palacio de Wallenstein. La muestra corre a cargo de la Galería Nacional en colaboración con el rector de la Academia, Jiri T. Kotalík.

La exposición divide la historia de la escuela en 5 períodos, que documenta con las obras de los artistas que en cada uno de los mismos ejercieron de pedagogos en la Academia, y que en sus correspondientes épocas influyeron en la formación de otras generaciones de pintores, escultores o arquitectos.

Los comienzos de la Academia, fundada a iniciativas de la "Sociedad de Patriotas Amigos del Arte" son descritos por los aguafuertes de su primer director, Josef Bergler. En ellos podemos ver a adolescentes iniciándose en los principios del dibujo para luego ganarse el sustento vendiendo sus paisajes reflejados en aguatintas. Desde allí el interesado puede seguir la evolución de la escuela hasta el pasado decenio en el que el rector Milan Knízák, después de la Revolución de Terciopelo de 1989, la transformó en una Universidad de Arte de nivel occidental. Recorriendo el camino de la historia de la academia, el visitante de la exposición puede familiarizarse con los mejores y peores períodos de la escuela, y con sus grandes éxitos alcanzados gracias a sus excelentes pedagogos.

Entre los artistas que han entregado sus conocimientos y experiencias a los jóvenes amantes de la pintura, la escultura y otros géneros artísticos figuran los hermanos Antonín y Josef Mánes, Julius Marák, Frantisek Zenisek, Vaclav Brozik, Vojtìch Hynais, Antonin Chitussi, Jakub Schikaneder, y Maxmilian Pirner, entre otros. Sin embargo no todos los estudiantes estaban satisfechos con ellos y les echaban en cara el provincialismo de la Academia, que optaron por abandonar para estudiar. Figuran entre éstos Jaroslav Cermak, Sobeslav Pinkas, Karel Purkyne y Frantisek Kupka.

La Academia de Artes Plásticas vivió uno de sus mejores períodos en los últimos 20 años del siglo 19, cuando se convirtiera en escuela estatal y obtuviera una nueva sede donde surgieron nuevas cátedras: la de escultura, dirigida por Josef Václav Myslbek, la de arquitectura, a cargo de Jan Kotìra, la de dibujo y gráfica, dirigida por Max Svabinsky, y la de paisaje, que fue encargada a Julius Marák. Desde París llegaron Vojtech Hynais y Václav Brozík. Esta favorable situación continuó también a lo largo de la Primera República Checoslovaca existente en el período de entreguerras, cuando la Academia praguense -en su condición de instituto de renombre internacional- cultivaba los contactos con el extranjero, particularmente con Francia, gracias a la actuación en París de su colaborador Frantisek Kupka.

Tras la segunda guerra mundial llegó un largo período nefasto para la escuela, tanto moral como artístico, en el que los profesores y alumnos fueron obligados a someterse a los métodos del comunismo científico. De sobra lo confirman algunas de las "obras" expuestas de Jan Hána o Frantisek Jiroudek, aunque cabe señalar que ni siquiera ese ambiente ideológico impidió que en la Academia se graduaran también artistas de renombre : Jiri John o Jaroslav Fragner. Y en este contexto tenemos que recordar el taller de restauración del profesor Bohuslav Slánský, creado en 1947, taller que desde entonces divulga por el mundo el buen nombre de los restauradores checos y eslovacos.

La última etapa de la Academia de Artes Plásticas abarca los 10 años pasados. Bajo la dirección de su primer rector elegido tras noviembre de 1989, Milan Knízák, la escuela fue reformada y abierta a las corrientes más modernas. Aparecieron nuevos profesores, surgieron nuevos talleres, y la Academia se conviritó en un centro de tipo universitario con estudios teóricos e investigaciones científicas. El claustro de profesores -y entre ellos, por supuesto, Milan Knízák- está representado en la exposición mediante obras de Hugo Demartini, Stanislav Kolíbal, Karel Malich, Karel Nepras, Milan Knízák y Emil Prikryl.

Resumiendo, la exposición 200 años de la Academia de Artes Plásticas documenta objetivamente la historia de la escuela y advierte del significado de la misma para las artes plásticas de este país.

12-09-2000