Las fábricas checas produjeron en cien años 30 mil locomotoras

26-02-2004

Hace 200 años nació en Inglaterra el moderno transporte ferroviario con locomotoras a vapor. ¿Cuándo entró el primer tren con máquina a vapor en el territorio checo? ¿Desde cuándo se fabrican en las tierras checas las locomotoras? A estas preguntas responderemos en esta edición del espacio Ciencia y Tecnología.

Fue hace 200 años, en febrero de 1804, que el inventor inglés Richard Trevithick colocó sobre los rieles en Gales una locomotora a vapor de su construcción. En su estreno, la máquina transportó en cinco vagones un cargamento de diez toneladas de hierro colado y sesenta personas. Nació el moderno transporte ferroviario con tracción a vapor.

La primera vía férrea con locomotoras a vapor en el territorio checo fue el Ferrocarril del Norte del emperador Fernando. Conducía desde la capital austríaca, Viena, a la ciudad morava de Breclav donde se dividía en dos ramales: uno se dirigía a la metrópoli morava de Brno, y el otro, pasando por las ciudades moravas de Olomouc y Prerov, conducía a Cracovia, en Polonia.

La construcción del Ferrocarril del Norte del emperador Fernando comenzó en 1837 en Viena y dos años después los trenes con locomotoras a vapor empezaron a circular entre Viena y Brno.

Los cuatro trenes festivamente engalanados, con 1125 pasajeros a bordo, fueron conducidos a Brno por las locomotoras Herkules, Bruna, Gigant y Bucefalus. Al regresar los trenes desde Brno a Viena se produjo el primer accidente ferroviario en el territorio checo: el maquinista inglés de la locomotora Gigant no frenó a tiempo en la estación de Vranovice y chocó con el tren delantero.

Las primeras locomotoras que circulaban en los ferrocarriles en el territorio checo provenían mayormente de fábricas inglesas, belgas y alemanas. Y ello es sorprendente. Las tierras de la Corona Checa fueron en el siglo 19 el corazón industrial de la monarquía de los Habsburgo. En lo que se refiere al material circulante de los ferrocarriles, las tierras checas fueron una potencia de proyección europea en la fabricación de vagones, pero la fabricación de locomotoras empezó sólo a finales del siglo 19.

En aquel entonces la denominada Primera Fábrica Checomorava de Maquinaria, ubicada en el barrio praguense de Liben, fundó la sección de locomotoras. Las primeras máquinas salieron de la fábrica en 1900. Tres años más tarde la fábrica que se llamaría posteriormente CKD, construyó una locomotora a vapor que con la velocidad de 148 kilómetros por hora batió el récord mundial entonces vigente.

Terminada la Primera Guerra Mundial, en 1920 empezó a fabricar locomotoras a vapor también Skoda Pilsen.

La fábrica de locomotoras CKD juntamente con la sección especializada de Skoda Pilsen se convirtieron en los principales fabricantes checos de locomotoras de todas las tracciones a lo largo de todo el siglo 20. Además de suministrar máquinas a los ferrocarriles nacionales, las exportaban a todos los continentes, a excepción de Australia.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la fábrica CKD producía sólo locomotoras Diesel mientras que Skoda Pilsen fabricaba las eléctricas. En los cien años de la producción de locomotoras las empresas checas fabricaron unas 30 mil máquinas.

La producción de lomocotoras en CKD pertenece ya a la historia. Skoda Pilsen, tras la pérdida de los mercados con la desaparición del CAME, Consejo de Ayuda Mutua Económica, tuvo que diversificar su producción, ofreciendo a los clientes tranvías, vagones de metro y trenes suburbanos.

En los últimos años Skoda Pilsen ha regresado a los mercados ruso y ucraniano donde moderniza las locomotoras eléctricas que allí había suministrado en el pasado. El grupo de Pilsen de Skoda Holding deposita ahora muchas esperanzas en la licitación para el suministro de locomotoras eléctricas, convocada por los Ferrocarriles Checos, en la que la empresa participa.

26-02-2004