¿Cómo curar el Puente de Carlos?

28-08-2003

El Puente de Carlos, edificado por el emperador romano germano y rey checo, Carlos IV, a mediados del siglo 14, envejece. ¿Cuán radical debe ser su reparación?

Puente de Carlos en PragaPuente de Carlos en Praga En la piedra arenisca de los sillares del Puente de Carlos aparecen amenazantes manchas blancas que se deben a la sal utilizada hasta los años sesenta del siglo pasado para derretir la nieve sobre la calzada del puente. La sal penetró profundamente en las piedras del secular monumento.

Además, en la construcción del puente se filtra el agua debido al deficiente aislamiento. El agua y la sal deterioran la piedra arenisca que resistió durante siglos sin sufrir grandes daños. La segunda mitad del siglo 20 la marcó fatalmente.

Los expertos coinciden en que el aislamiento del puente contra el agua se hizo hace un cuarto de siglo de manera muy chapucera. Y allí la coincidencia entre los peritos termina. Una parte de los científicos de las escuelas superiores, encabezada por el rector del Instituto Superior Tecnológico Checo, CVUT, quiere imponer una extensa reconstrucción del Puente de Carlos.

Puente de Carlos en PragaPuente de Carlos en Praga El grupo rival, formado por expertos de la Unión Checa de Ingenieros, afirma que basta una repación de pequeña envergadura.

La controversia gira en torno de la placa de hormigón armado, incorporada a la estructura del puente durante la reparación en los años 70 del siglo pasado. La Unión Checa de Ingenieros alega que no es necesario retirar la placa ya que refuerza el puente...mientras que el grupo encabezado por el rector del Instituto Superior Tecnológico Checo, argumenta a favor de la retirada de la placa que supuestamente deforma el Puente de Carlos.

Nadie sabe quién tiene la razón en esta disputa científica, aunque pueda parecer que el Instituto Superior Tecnológico Checo sea el más competente en este asunto ya que investiga el Puente de Carlos desde hace diez años.

Los análisis confirmaron que no miente la leyenda que narra que los albañiles agregaban huevos a la argamasa utilizada en la construcción del puente. En la argamasa del Puente de Carlos los científicos hallaron efectivamente las proteínas.

Los expertos del Instituto Superior Tecnológico Checo tomaron nuevas muestras de la argamasa para precisar dichos análisis. Se sabe que para asegurar una mayor elasticidad y cohesión de la argamasa, en la Edad Media se le añadían también sangre de toro y orina.

¿Y qué dicen los especialistas en el patrimonio histórico? Lo tienen claro: rechazan grandes intervenciones en el puente. Alegan que una reparación de gran envergadura del puente se parece a la implantación de una articulación artificial a una anciana: es posible que la viejita ande mejor, pero una intervención tan grande puede también poner en peligro mortal su vida.

28-08-2003