Científicos checos desmienten a Erich von Däniken

21-02-2002

Los geoglifos, rayas y dibujos grabados en los áridos terrenos de la planicie de Nazca, en Perú, han suscitado las más fantásticas conjeturas. Erich von Däniken sostiene que las enigmáticas figuras están relacionadas con la presencia de extraterrestres. Dos científicos checos- el astrónomo Jaroslav Klokocník y el ing. Frantisek Vítek, especialista en geodesia, afirman que muchos de los supuestos enigmas de las figuras de la planicie de Nazca tienen una explicación racional y que se puede prescindir de la hipótesis sobre los extraterrestres.

Los ingenieros Klokocník y Vítek realizaron dos expediciones a la planicie de Nazca y en la edición de febrero de la revista checa Vesmír resumen sus resultados. Explican que en la planicie de Nazca hay una capa clara de arena, arcilla y yeso cubierta por grava oscura. Al retirarse la capa oscura superior, queda al descubierto la capa clara inferior.

Ello permitió a las tribus de la región grabar en ese terreno, entre los años 300 y 1200 de nuestra era, figuras de animales, como el colibrí, el cóndor, el mono y la rana, así como figuras geométricas y líneas que se extienden sobre varios kilómetros. En la planicie de Nazca las precipitaciones son muy escasas y por eso las misteriosas figuras han podido conservarse hasta hoy día.

Algunas de las líneas que aparecen en Nazca están relacionadas con la astronomía, afirman los científicos checos.Las rayas indican donde sale y se pone el sol los días de solsticio y quizás se refieran también a la Luna. Sin embargo, difícilmente pueden indicar la posición de estrellas o de planetas ya que de noche son invisibles.

Tras haber realizado investigaciones in situ, los ingenieros Jaroslav Klokocník y Frantisek Vítek han concluido que las rayas grabadas en la planicie de Nazca y los puntos de cruce de los que salen, forman una especie de red geodésica que facilitaba a los viajeros la orientación.

Una de las figuras especialmente enigmáticas es el llamado Astronauta, de 30 metros de altura, grabado en la ladera de un cerro. Según la interpretación de Erich von Däniken, los antiguos pobladores de la región habrían representado a un extraterrestre.

El supuesto astronauta alza la mano derecha en la que sujeta una red... Una red de pescar,opinan los científicos checos.A los pies de la figura se ve un pez o quizás dos, uno encima del otro. El supuesto astronauta es un pescador, sostienen los ingenieros Jaroslav Klokocník y Frantisek Vítek. Y,efectivamente, las investigaciones arqueológicas han puesto en evidencia un intenso intercambio de productos entre la costa y las montañas y el pescado fue uno de los rubros de intercambio más importantes.

Los expertos checos señalan que una parte de los arqueólogos locales han aceptado su hipótesis. Todo en ella encaja perfectamente:la figura del pescador servía para la orientación, el pez simbolizaba la prosperidad.

Cerca del lugar donde está grabado el pescador, pueden contemplarse sobre el terreno dos líneas paralelas que guiaban probablemente a los viajeros desde la costa. Los ingenieros Jaroslav Klokocník y Frantisek Vítek formulan, además, la hipótesis de que la figura del pescador era una especie de valla publicitaria.

Los expertos checos afirman que tampoco resiste a un análisis critíco la hipótesis de los amantes de los enigmas de que algunos enormes triángulos y cuadrángulos no hayan sido grabados por humanos y que se deban a los extraterrestres que habrían tenido en la planicie de Nazca sus pistas de aterrizaje.

Las mediciones realizadas por los científicos checos durante su expedición a Perú el año pasado revelaron que cien aldeanos habrían podido grabar una figura de tamaño medio en unos pocos días. La creación de una figura de colosales dimensiones requeriría un año.Las asombrosas figuras de animales y enormes figuras geométricas de la planicie de Nazca son,por lo tanto, fruto de un esforzado y agotador trabajo sin mecanización alguna, opinan los científicos checos Jaroslav Klokocník y Frantisek Vítek.

21-02-2002