05-04-2007

"Autos "verdes" de Skoda", "Robots en la Biblioteca Nacional", "Los cazadores de mamuts no andaban desharrapados"- éstos son los temas que abordaremos en la presente edición.

Autos ecológicos de Skoda

La fábrica de automóviles Skoda presentó dos nuevos modelos del coche Skoda Octavia, construidos para carburantes ecológicos.Uno de los modelos utiliza el llamado FlexiFuel, que es una mezcla de bioetanol y gasolina. El otro modelo funcionará por medio de gas natural.

Los coches a FlexiFuel, que contiene un 85 por ciento de bioetanol, serán lanzados este año por la fábrica Skoda al mercado sueco. No se ha fijado todavía la fecha en que se comercializarán en la República Checa. La fabricación de este modelo ecológico es muy costosa y en Suecia las ventas tienen buenas perspectivas debido a las ventajas financieras que el Estado ofrece a los compradores.

En cuanto al modelo a base de gas natural, se espera la decisión sobre su producción en serie. Skoda está lista para fabricarlos a partir del próximo año si hay interés en el mercado.

La introducción de automóviles a gas natural se complica por el hecho de que en la República Checa escasean las estaciones de servicio de gas natural/GNC para automóviles. En todo el país hay apenas 14.

Utilizar el gas natural como carburante es económico en la RCH porque no está gravado con el impuesto sobre el consumo.

 

Sistema robotizado en la Biblioteca Nacional

La Biblioteca Nacional de Praga presta servicios a los lectores desde finales del siglo XVIII. Su sede se encuentra en el casco histórico de la capital checa, en los recintos del antiguo colegio jesuita Klementinum, que no fueron concebidos para las necesidades de los lectores y de los bibliotecarios.

La red de largos pasillos que se entrecruzan y los ascensores que no tienen suficiente capacidad requieren a decenas de trabajadores auxiliares que transportan los libros en carretillas de mano.

Otro problema es el almacenamiento de los libros. La Biblioteca Nacional de Praga cuenta en su acervo con 6 millones de títulos. Cada año sus fondos se amplían con 80 mil títulos.

Se prevé que en el año 2011 la Biblioteca Nacional tendrá a su disposición una nueva sede que se construirá en la explanada de Letná según el proyecto del arquitecto Jan Kaplický. Al nuevo edificio se trasladarán 5 millones de títulos editados desde principios del siglo XIX. El proyecto cuenta con una capacidad de almacenamiento de 10 millones de títulos.

Para el manejo de libros se utilizará en la nueva sede de la Biblioteca Nacional un sistema robotizado, a base de brazos mecánicos que se desplazarán sobre carriles entre las estanterías.

Los documentos estarán depositados en una especie de contenedores. El robot sacará el contenedor y lo trasladará al ascensor. Éste transportará el contenedor al respectivo piso. El bibliotecario sacará el libro solicitado del contenedor y lo entregará al lector.

 

Cazadores de mamuts vestían pantalones de pieles

No cabe duda de que las exploraciones arqueológicas nos obligan a corregir constantemente lo que sabemos sobre nuestro pasado. Por ejemplo, a los arqueólogos checos ya no les gusta cómo el pintor Zdenek Burian solía retratar a los cazadores de mamuts.

Sí, los representaba desmelenados y desharrapados. Retrató cómo se protegían del frío cubriendo sus cuerpos con jirones de pieles. Los arqueólogos checos objetan que pedazos de piel no abrigarían suficientemente a los cazadores prehistóricos. Opinan que los cazadores de mamuts hace 30 mil años vestían atuendos de piel con mangas y pantalones, protegiéndose del frío también con el calzado.

En las estaciones arqueológicas de Dolní Vestonice y Predmostí los científicos han encontrado agujas de hueso y punzones, que comprueban que los cazadores de mamuts eran lo suficientemente diestros para confeccionar vestidos de piel. Además, también sabían tejer.

05-04-2007