29-03-2007

En esta edición les contaremos que determinados antioxidantes podrían ayudarnos a reducir el consumo de analgésicos. El segundo de nuestros temas se referirá a la producción del biogás en la República Checa.

Los antioxidantes alivian el dolor

Sin ser precisamente bioquímicos, los oyentes que se interesan por dietas saludables saben seguramente lo que son los antioxidantes...

Son unas sustancias existentes en determinados alimentos que nos protegen frente a los radicales libres, causantes de los procesos de envejecimiento y de algunas enfermedades. Por ejemplo, la vitamina E es el clásico antioxidante que protege a las células.

Al contrario, los radicales libres son nocivos para el organismo humano. Son muy reactivos, capaces de provocar reacciones en cadena destructoras de nuestras células.

Sin embargo, hay todavía muchas cosas que no sabemos acerca de los radicales libres y los antioxidantes.

Los científicos checos estudian la presencia de los radicales libres en un organismo cuando éste siente dolor. La miden directamente en los tejidos del cerebro o en la sangre.

Los radicales libres surgen en casi todos los procesos patológicos en el organismo. El cuerpo se libra de ellos por medio de los antioxidantes que el organismo produce o que recibe de los alimentos.

Los investigadores checos pretenden conocer también cómo actúan los antioxidantes cuando surge en el organismo un dolor.

Si sentimos un dolor, en el cuerpo aumenta la cantidad de los radicales libres. Los científicos intentan reducir la sensación dolorosa aumentando el nivel de los antioxidantes.

Y, efectivamente, en las cobayas los antioxidantes disminuyen la sensación de dolor. Si se obtuviera idéntico resultado en los humanos, sería posible reducir el consumo de analgésicos, sustituyéndolos por algunos antioxidantes.

Ya que el dolor está acompañado por un elevado nivel de radicales libres en el organismo, antes de una intervención quirúrgica los médicos reducirían su concentración en el cuerpo y el paciente sentiría menos dolor. A este objetivo están encaminados los experimentos de los científicos checos.

El biogás reduce la dependencia de los combustibles fósiles

Según la Asociación checa para la biomasa, CZ Biom, el biogás como fuente renovable de energía podría asegurar en la República Checa el abastecimiento con electricidad de decenas de miles de hogares al igual que en la vecina Alemania.

El biogás se produce en las estaciones que procesan residuos orgánicos o plantas procedentes de cultivos especiales. La masa orgánica se procesa sin el acceso del aire en reactores cerrados, obteniéndose electricidad y calor ecológicos, así como un abono de calidad.

La asociación CZ Biom sostiene que el biogás es capaz de contribuir a la reducción de la dependencia de la República Checa de los combustibles fósiles. Su producción facilitaría también el cumplimiento de los compromisos que este país ha asumido en el marco de la Unión Europea.

Los países comunitarios han acordado hace poco que la energía de las fuentes renovables debería cubrir un 20 por ciento del total del consumo energético.

29-03-2007