15-03-2007

"La casa pasiva posibilita un ahorro espectacular de energía", "Áreas naturales libres de las intervenciones del hombre", "Los checos instalan museos virtuales"- éstos son los temas que abordamos en la presente edición.

Casas pasivas

En el sur de Bohemia ha sido creado un centro donde los interesados son asesorados gratuitamente cómo construir la llamada casa pasiva. Es una vivienda que necesita para la calefacción hasta un 90 por ciento de energía menos que las casas corrientes. ¿A qué se debe?

Al eficaz aislamiento térmico de las paredes, los suelos, el tejado y las ventanas. En este tipo de construcción está instalado un intercambiador que facilita la circulación del aire. El intercambiador retira el calor del aire que sale de la vivienda. El aire fresco que entra en la casa lo calienta a la temperatura requerida por los moradores.

En la construcción de casas pasivas destacan especialmente Alemania y Austria. Sin embargo, debido a la subida de los precios de las energías últimamente optan por la construcción de casas pasivas también los habitantes de la República Checa.

Áreas naturales sin intervención del hombre

En la República Checa aumenta el número de áreas naturales donde por motivos científicos y conservacionistas el hombre no realiza ningún tipo de intervenciones en el paisaje y renuncia a la extracción de madera.

La primera área en obtener este estatuto ha sido en 2004 la de Doutnác, en la reserva natural de Karlstejn, en Bohemia Central.

A las cuatro áreas que hasta ahora han gozado de esta rigurosa protección, se han sumado últimamente dos más en la Región paisajística protegida de Zelezné hory- Montes de Hierro- que se extiende en Bohemia Oriental en 284 kilómetros cuadrados.

Las dos nuevas áreas que se mantendrán libres de las intervenciones del hombre son los llamados Barrancos de Hedvíkov y de Lovetín. El primero ocupa un área de 35 hectáreas y el segundo unas 50 hectáreas. La variedad de sus bosques es asombrosa.

Y la riqueza de su fauna no lo es menos. En los Barrancos de Hedvíkov y de Lovetín tienen su hábitat un centenar de especies de vertebrados.

Museos virtuales

Los museos checos recibirán en los próximos siete años dotaciones multimillonarias de la Unión Europea para la digitalización de sus colecciones. Las piezas de su acervo podrán ser después presentadas en museos virtuales en los que entraremos haciendo click en la pantalla de nuestro ordenador.

Independientemente de estos proyectos de gran envergadura aparecen en Internet exposiciones creadas por instituciones regionales checas o por amateurs que desean promocionar interesantes aspectos de su región.

Un capítulo aparte son las páginas Web de los coleccionistas particulares. Las personas que se interesan por la prehistoria pueden visitar, por ejemplo, un museo virtual de fósiles. Y el museo virtual de embalajes de chocolate ha sido creado por un coleccionista checo que posee en su variopinta colección unas 40 mil piezas.

15-03-2007