13-07-2006

En esta edición del espacio Ciencia y tecnología nos moveremos en los espacios subterráneos. Primero les invitaremos a la cueva Roca del Toro en el Karst Moravo donde se halla la más antigua pintura rupestre de la República Checa. Después bajaremos a las alcantarillas y cloacas de Praga cuya moderna red fue instalada hace cien años.

La más antigua pintura rupestre de la República Checa

La más antigua pintura rupestre en la República Checa es la figura geométrica trazada con carbón en la pared de la cueva de Býcí skála-Roca del Toro- en el Karst Moravo. Los científicos acaban de confirmar mediante dos análisis que se trata de una creación del neolítico. El dibujo cuyas dimensiones son de 40 por 30 centímetros, recuerda una rejilla.Parece que ya no será posible averiguar si es una representación ritual o el fragmento de un dibujo de mayores dimensiones.

El dibujo fue hallado por espeleólogos en el llamado Ramal Meridional de la cueva Roca del Toro, a unos 150 metros de la entrada a los recintos subterráneos. Es el lugar donde realizó exploraciones el médico y arqueólogo Jindrich Wankel que descubrió en la cueva la célebre estatuilla del toro de bronce y testimonios de unos funerales rituales de un noble de la Edad de Hierro.

Los científicos retiraron muestras de los dibujos del Ramal Meridional. Con ayuda de un análisis de radiocarbono C14 averiguaron cuando fueron creados dichos dibujos. Primero investigaron un dibujo que recordaba a un venado. Resultó que tenía 700 años de antigüedad. El análisis de las muestras recogidas de la rejilla dibujada sí que trajo una sorpresa. Las pruebas repetidas confirmaron que se trata de una pintura de 5200 años de antigüedad.

La rejilla dibujada en la pared recuerda la decoración de algunas vasijas cerámicas de aquel período. Los científicos consideran de extraordinaria importancia este hallazgo del más antiguo arte rupestre en la República Checa.

Unos de los dibujos prehistóricos más antiguos en la República Checa se hallan en las cuevas de Mladec, en la Región de Olomouc, en Moravia. Están pintados con colorante rojo y su edad la ciencia contemporánea todavía no sabe determinar.

 

Alcantarillas y cloacas de Praga

El sistema de alcantarillado en Praga celebró recientemente su centenario. El elemento más importante de esta obra técnica de vital significado para la capital checa fue la depuradora de aguas residuales, instalada en el barrio de Bubenec.

Praga se convirtió de esta manera en una de las primeras urbes europeas que dejó de ser molestada por el mal olor de las aguas residuales en las calles. Por sus avanzadas características técnicas y por su envergadura la construcción del sistema de alcantarillado en Praga es comparable a la del metro.

El año 1893 fue crucial para la construcción del alcantarillado praguense. El ingeniero inglés William Lindley, proyectista y constructor de modernas redes europeas de alcantarillado y de distribución de agua, fue invitado para aplicar sus valiosas experiencias en la metrópoli checa.

El proyecto de Lindley comprendía el trazado de decenas de kilómetros de cloacas y alcantarillas que en su mayoría siguen funcionando hasta la actualidad, así como la edificación de la depuradora de aguas residuales de Bubenec que fue puesta en marcha en el verano de 1906.

La depuradora trabajó ininterrumpidamente hasta 1967. En abril de 1991 fue declarada monumento cultural. Esta obra contribuyó a que Praga se convirtiera a principios del siglo pasado en una de las urbes europeas mejor equipadas en lo que atañe a la higiene.

13-07-2006