En esta edición les ofrecemos los siguientes temas: "En la República Checa prosigue la construcción de autopistas", "La estación polar checa en la isla de Ross está lista para acoger a los científicos" y "Descubierta en Bohemia una necrópolis prehistórica de tres mil años de antigüedad".

Autopista D5 desde Praga hasta la frontera con Alemania

Viajar por la República Checa será a partir del presente año más cómodo ya que se prolongará la red de autopistas. Desde este año será mucho más rápida la comunicación entre Praga y Munich. Después de la apertura en octubre próximo del último tramo de la circunvalación de la ciudad de Pilsen, a los conductores les servirá el trayecto completo de la autopista D5 desde Praga hasta la frontera con Alemania.

El tramo conducente en el lado alemán hasta la frontera checa estará listo también en octubre. El conductor que salga de Praga podrá llegar por autopista hasta la frontera checo-alemana y después continuar por la red de autopistas de Europa Occidental.

A finales del presente año estará casi concluida la construcción de la autopista que conectará Praga con Dresde, ciudad situada en la parte oriental de Alemania. Quedará por terminar sólo el tramo que pasa por la región de Ceské stredohorí, al norte de Praga. La autopista Praga- Dresde contará con un túnel de 2 kilómetros que será el más largo túnel de autopista en la República Checa.

La construcción de autopistas en la República Checa proseguirá también en los próximos años. Se prevé que en el año 2008 podría estar concluida la autopista D47 a la ciudad de Ostrava y la frontera con Polonia, en la parte nororiental del país. Después de diez años de promesas Ostrava, metrópoli de Moravia del Norte, estaría finalmente conectada por autopista con la capital Praga.

Para Ostrava la autopista es vitalmente importante ya que la hará más atractiva para los inversionistas.

 

Estación polar checa

La estación polar checa en la isla de Ross, en Antártida, está lista para acoger este año a los científicos. La base polar que lleva el nombre del genetista Johan Gregor Mendel empezará a servir a la ciencia desde principios del verano antártico, es decir desde finales del próximo mes de noviembre o desde principios de diciembre.

En la estación polar Johan Gregor Mendel trabajarán geólogos, climatólogos y biólogos. Estudiarán el cambio climático y el surgimiento de los llamados oasis antárticos. Son regiones de las que se retiró el glaciar y donde empieza a aparecer la vida en forma de musgos y líquenes.

En el centro de la base polar está situado un módulo de 21 por 11 metros en el que podrán alojarse 15 científicos. Alrededor del módulo central están ubicados otros nueve, más pequeños, y cada uno está equipado con un aerogenerador. Juntamente con los colectores solares, los aerogeneradores suministrarán hasta el 70 por ciento de la energía para la base. El resto será generado por un grupo electrógeno diesel.

 

Descubierta una necrópolis de tres mil años de antigüedad

Los arqueólogos del Museo de Bohemia del Norte descubrieron en el pueblo de Prisovice, en la comarca de Liberec, una necrópolis de la Edad del Bronce, es decir del período comprendido entre el décimo y el noveno siglo antes de nuestra era.

Los científicos hallaron en la necrópolis veinte urnas con cenizas. A pesar de tratarse del mayor hallazgo del Museo de Bohemia del Norte y extraordinario a nivel nacional, en el terreno de la necrópolis serán construidas casas familiares. No es posible expropiar los solares y sus dueños no quieren renunciar a ellos.

A los arqueólogos y a los representantes de la Región de Liberec les gustaría más que la necrópolis se transformase en un museo que atraería a los visitantes del país y del extranjero.

En la República Checa no existen semejantes necrópolis prehistóricas tan excepcionalmente conservadas. Las sepulturas se hallan a una profundidad de entre 35 y 90 centímetros bajo la superficie y hasta varias de las sepulturas poco profundas han quedado intactas.