30-06-2005

"Robot checo llega a la final del juego de boliche", Hace un millar de años, a 20 kilómetros al este de Praga funcionaba un floreciente puerto fluvial "- éstos son los temas que les ofrecemos en esta edición veraniega.

Robot checo llega a la final del juego de boliche

En la octava edición de la competición internacional Eurorobot, la República Checa alcanzó un extraordinario éxito: el robot construido por jóvenes de la ciudad de Rychnov llegó a la final.

Eurorobot es una competición amateur abierta a equipos de jóvenes del mundo entero. Este año se dieron cita en Yverdon- Les- Baines, en Suiza, una cincuentena de equipos de 22 países.

Los robots compiten cada año en otra disciplina de manera que pueden lucirse cada vez nuevos equipos. El año pasado los robots jugaron al rugby. El checo se clasificó en la cuarta posición.

Este año los robots jugaron boliche: el que derribaba más bolos ganaba. Durante los noventa segundos del partido, los robots actuaron con total independencia, sin recibir ninguna orden de sus constructores.

El Microb Tecnology, de Francia, ocupó el primer lugar, seguido por el robot checo, construido por alumnos de la Escuela Industrial Especializada de la ciudad de Rychnov, Bohemia Oriental, que participaron por primera vez en la competición Eurorobot.

El aparato de Rychnov era el llamado last time robot, es decir construído en el último momento. Para derribar los bolos utilizaba una antena telescópica que los muchachos habían encontrado en un desguace. Un sensor infrarrojo le informaba de que se acercaba un foso y el robot reculaba. Otro sensor, instalado en el costado, le indicaba la distancia de la pared.

Para la sorpresa de los constructores de Rychnov, todo funcionó en la competición Eurorobot y ellos ganaron el segundo lugar.

 

La arqueología nos depara siempre nuevas sorpresas

Cerca de la ciudad de Lysá nad Labem, a 20 kilómetros al este de Praga, existía hace un millar de años un floreciente puerto fluvial. Lo han averiguado los arqueólogos que llegaron a la ciudad, situada en la orilla derecha del río Elba, para estudiar restos de algunas construcciones y fragmentos de cerámica descubiertos durante la construcción de una carretera.

Los arqueólogos afirman que el puerto fluvial de Lysá era uno de los más importantes de su tiempo en el territorio en el que se extiende hoy en día la República Checa. Parece, sin embargo, que en el siglo X, la vida en el asentamiento donde se cruzaban rutas comerciales, no era nada agradable ya que estaba rodeado por pantanos. Éstos lo defendían de los posibles asaltos.

El puerto de Lysá floreció en la época en que el príncipe Boleslao II se esforzaba por lograr la unificación política y económico del territorio checo bajo el dominio de un soberano. El princípe de la Casa de los Premislitas logró su cometido en el año 995 al exterminar a la familia rival de los Slavník que tenía su sede en Libice, lugar fortificado situado en la orilla derecha del Elba.

30-06-2005