04-11-2004

En esta edición les ofrecemos los siguientes temas:" Un ordenador escribe lo que le dictamos", "Un azulejo del siglo 16 representa un instrumento parecido a la guillotina"," Un sudetoalemán, nacido en Jeseník, fue el padre de los transbordadores".

El ordenador escribe lo que le dictamos

Los científicos de la Universidad Técnica de Liberec han desarrollado un ordenador que escribe en la pantalla lo que le dictamos.

El usuario habla a un pequeño micrófono conectado con el ordenador y en unos instantes aparece transcrito en la pantalla lo que acabamos de decir. La transcripción de lo hablado se obtiene sin pulsar el teclado. El novedoso equipo de Liberec es capaz, como primero en la República Checa, de transcribir, sin la intervención del hombre, todo el telediario.

El ingenioso dispositivo quizás muy pronto facilite la vida a miles de discapacitados, sobre todo a aquellos que no pueden usar normalmente las manos y necesitan a un asistente cuando hace falta confeccionar un documento escrito.

El ordenador que comprende el lenguaje del hombre y lo transcribe, es el resultado de más de diez años de labor. El equipo maneja un vocabulario de 20 mil palabras. En caso de que el ordenador registre mal la palabra, es posible corregirla con la voz sin tocar el teclado.

Los programas de dictado al ordenador funcionan ya en las principales lenguas mundiales. El programa creado en la Universidad Técnica de Liberec es el primero que trabaja en checo. Sus autores destacan que el checo es muy difícil para el procesamiento informático debido a la extraordinaria riqueza de su vocabulario.

 

Excavaciones arqueológicas en la Plaza de la República, en Praga

Las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo durante dos años en el antiguo cuartel de la Plaza de la República, en Praga, han proporcionado nuevos conocimientos sobre la historia de la capital checa. Los arqueólogos han descubierto los cimientos de un convento de los capuchinos de la época barroca y de varias casas góticas.

Sin embargo, el hallazgo más valioso que sorprendió a los propios arqueólogos, fue el descubrimiento de los cimientos de varios edificios románicos de finales del siglo 12 y principios del 13. El más sorprendente fue el palacio románico cuyos restos se hallaban directamente debajo del antiguo cuartel.

Los arqueólogos han descubierto, además, varios hornos de alfarero, vasijas de cerámica, azulejos, monedas y joyas. El hallazgo más singular ha sido el de un azulejo del siglo 16 en el que está representado un instrumento de verdugo que se parece a la posterior guillotina francesa.

Los arqueólogos hallaron también un obús de la época de la emperatriz María Teresa cuando en el siglo 18 Praga fue sitiada por los prusianos. Fue necesario llamar a un artificiero para que retirara el peligroso proyectil.

 

Un sudetoalemán, nacido en Jeseník, fue el padre de los transbordadores

Hemos seleccionado para Uds. también una curiosidad de la historia de ciencia y técnica.

De la comunidad alemana, residente en las tierras checas, salieron varios destacados técnicos. Uno de ellos, el Dr.Eugen Sänger, puso su inventiva y pericia técnica al servicio de los nazis, pero más tarde los resultados de su labor servirían a los estadounidenses para el desarrollo de los transbordadores.

Si consultan un mapa de la República Checa, en la parte septentrional de Moravia hallarán la ciudad de Jeseník. Allí nació en 1905 el sudetoalemán Eugen Sänger.

Sänger diseñó el proyecto del bombardero orbital, el Silbervogel - Pájaro de Plata-, que debía volar a una altura de 145 kilómetros. Cumplida su misión, es decir el bombardeo de ciudades de Estados Unidos, el aparato regresaría a la atmósfera y aterrizaría sobre la pista de un aeródromo.

Por suerte para los Aliados antinazis, el proyecto del Silbervogel fue suspendido. Terminada la contienda, los resultados de los tests y los cálculos del Dr.Sänger serían aprovechados por Estados Unidos en la construcción de los primeros transbordadores. Y a propósito, todos los motores de cohetes modernos parten del principio ideado por el Dr.Eugen Sänger.

04-11-2004