03-06-2004

"En la ciudad de Opava fue descubierto un asentamiento de cazadores prehistóricos"... y... "El Club checo de escépticos otorgó el premio Piedra Errática"- éstos son los temas que les ofrecemos en este Magazine de Ciencia y Tecnología.

Descubierto un asentamiento de cazadores prehistóricos...y la trenza de una adúltera

Foto: CTKFoto: CTK Durante las excavaciones arqueológicas previas a la construcción de una estación de servicio en la ciudad de Opava, en Silesia, los especialistas hallaron un asentamiento de cazadores prehistoricos que habitaban en el lugar 3400 años antes de nuestra era. Los arqueólogos descubrieron una choza prehistórica en cuyo interior hallaron vasijas cerámicas y restos carbonizados de cereales.

Exploraron también varios depósitos subteráneos de alimentos. Uno de ellos fue utilizado posteriormente como sepultura, y en su fondo los arqueólogos encontraron un esqueleto.

Los arqueólogos hallaron igualmente restos de construcciones de planta cuadrangular cuyo piso estaba revestido con guijarros del río. Según los especialistas se trata de los vestigios que dejaron en Opava miembros de las tribus germanas.

La capital silesia, Opava, parece ser un paraíso para los arqueólogos ya que en los últimos años pudieron realizar en la ciudad una serie de interesantes hallazgos. En el año 2002 hallaron en el suelo, en el centro de la ciudad, una trenza de 20 centímetros de largo, de pelo negro crespo. El hallazgo les causó una sorpresa y les pareció muy divertido. Era la trenza de una mujer que sin duda había pecado. En la Edad Media se cortaba el pelo a las mujeres que habían cometido adulterio.

En el año 2003, en el transcurso de las excavaciones en la Plaza Baja de Opava los arqueólogos extrajeron del suelo una treintena de dados medievales, confeccionados de huesos de animales. A los científicos les sorprendió la gran cantidad de dados y por eso suponen que en la plaza había un mercado donde tenía su puesto el artesano que los había fabricado.

El club checo de escépticos Sísifo otorgó el premio Piedra Errática

El club checo de escépticos Sísifo ha vuelto a otorgar los premios Piedra Errática. Dicho club, integrado por destacadas personalidades de la ciencia checa "galardona", entre comillas, a quienes confunden al público con disparates pseudocientíficos.

La comisión de científicos del club Sísifo, luciendo atuendos de los sabios de la Antigüedad, suele dar a conocer los nombres de los laureados con la Piedra Errática en una gala burlesca. La última tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Carolina de Praga.

Con la Piedra Errática de Oro fue "distinguido", entre comillas, el astrólogo Petr Messany que no tiene empacho en incursionar incluso en la alta política. El año pasado pronosticó que en las elecciones presidenciales triunfaría la notable personalidad de la industria de la diversión, Halina Pawlowská. Sin embargo, los astros mintieron. El actual presidente checo se llama Václav Klaus.

Otro laureado por el Club checo de escépticos, Vlastimil Zert, descubrió cómo nos amenazan los códigos de barras que acumulan supuestamente energía de las cajas en las tiendas. Para que esta "mala" energía no ataque los órganos vitales del hombre, el ingeniero Zert aconseja tachar todos los códigos de barras a nuestro alcance.

Con la Piedra Errática fueron galardonados también dos funcionarios del ayuntamiento de Vimperk que autorizaron la construcción de una pirámide de plástico de grandes dimensiones en el seno de los bosques de la sierra de Sumava, en el sudoeste de Bohemia. En el interior de la pirámide el autor del proyecto, Anatoli Yaguinayev supuestamente carga de energía a los interesados solventes.

La sociedad Phoenix que produce y comercializa amuletos llenos de una bioenergía desconocida por la ciencia obtuvo la Piedra Errática en la categoría de colectivos. En la revista que publica, los redactores han ridiculizado a los médicos que no saben que quienes se miran al espejo envejecen más rápidamente.

03-06-2004