Los jóvenes checos son mucho más altos que sus antepasados...En la parte central del Carso Moravo ha sido declarada la Reserva Natural Roca del Toro.En la homónima cueva tuvo lugar una matanza prehistórica.Éstos son los temas que les ofrecemos en esta edición de Ciencia y Tecnología.

Los jóvenes checos son mucho más altos que sus antepasados

Los checos de 18 años de sexo masculino son 12 centímetros más altos que sus antepasados hace cien años,midiendo una media de 180 centímetros.

Las checas de la misma edad miden un promedio de 167 centímetros, siendo por lo tanto 6 centímetros más altas que las jóvenes de hace un siglo. Los antropólogos checos llegaron a estos datos tras medir la estatura de 55 mil jóvenes.

Ser un joven alto o de baja estatura depende en un 70 por ciento de las características genéticas. El que los jóvenes checos en general se hayan espigado tanto en los últimos cien años se debe a la mejor alimentación y asistencia médica. Es algo obvio.Cuanto menos enfermos estén los niños mejor se desarrollan y crecen.

En los últimos años la altura de las jóvenes generaciones ya no aumenta tan rápidamente: en la pasada década la altura media de los muchachos creció sólo dos centímetros y de las chicas 1 centímetro. Parece que el potencial genético del crecimiento se haya agotado. Es posible que el ser humano no esté genéticamente equipado para ser más alto que las actuales jóvenes generaciones. El checo más alto de la actualidad es Petr Huss de la localidad de Zbýsov que mide 218 centímetros.

En el Carso Moravo ha sido declarada la Reserva Natural Roca del Toro

Roca del ToroRoca del Toro En el Carso Moravo, en la parte oriental de la República Checa, ha sido declarada Reserva Natural Roca del Toro. Se extiende sobre una superficie de 190 hectáreas, en los alrededores de la cueva Roca del Toro en la que el médico y arqueólogo Jindrich Wankel logró en el siglo 19 uno de los hallazgos arqueológicos más extraños ...y...más espeluznantes.

Cuando los obreros retiraron la arena,la grava y los fragmentos de piedra caliza, Jindrich Wankel pudo contemplar en la penumbra de la cueva una escena dantesca: en una especie de altar yacían manos femeninas decepadas, adornadas con anillos y pulseras.

Al pie del ara, se veían el esqueleto de una muchacha sin brazos, los despojos de una mujer joven con una espléndida diadema de oro y los restos de un hombre con el cráneo destrozado. En el centro de una hoguera extinta había restos de un carro.

Los arqueólogos checos no han llegado todavía a acuerdo sobre la enigmática matanza prehistórica en la cueva Roca del Toro. Su descubridor, Jindrich Wankel, pensaba que se habría tratado de un sangriento y bárbaro ritual que acompañó los funerales de un príncipe del período de Halstatt.

El Valle de San José, en el que está situada la cueva Roca del Toro, es la más antigua región metalúrgica de la República Checa. En la cueva fue hallada una forja del siglo quinto antes de nuestra era. El arqueólogo Jindrich Wankel descubrió en su interior una hermosa estatuilla de un toro, fundida de bronce que se convertiría en una apreciada pieza del Museo de Ciencias Naturales de Viena. El emperador Francisco José I utilizó el vaciado del torito de bronce como pisapapeles.

Stará huť - FrantiškaStará huť - Františka En la parte central del Carso Moravo, donde está situada la Reserva Natural Roca del Toro, se han conservado también sencillos hornos eslavos para la fundición del mineral de hierro. Una joya histórica es el conjunto siderúrgico Stará hut- Vieja fundición en español- del cual forma parte el monumental alto horno Františka, construído en 1732.

La Reserva Natural Roca del Toro es muy valiosa por sus ecosistemas. En los alrededores de la homónima cueva tienen hábitat 950 especies de mariposas. La reserva está habitada por 64 especies de aves raras, como el martín pescador y el cuervo.