Chequia tiene su primer cometa

09-11-2000

Además de los Estados Unidos, la República Checa es el primer país cuyos científicos han descubierto en el último año un cometa. Este éxito se debe al astrónomo Milos Tichý, del Observatorio de Bohemia del Sur, en el monte Klet. El nuevo cometa lleva el nombre de su descubridor.

El Observatorio de Bohemia del Sur, ubicado en el monte Klet, en las cercanias de la ciudad de Ceské Budejovice, se especializa en la observación y estudio de cometas y asteróides. Por eso también suele confirmar los descubrimientos de los demás observatorios mundiales. Es que cada descubrimiento es válido tan sólo después de haber sido confirmado por varios observatorios.

Esta vez los papeles estaban invertidos y al observatorio de Klet le ha tocado buscar alguien que confirme su descubrimiento. Afortunadamente, observatorios de Marruecos y de Estados Unidos acabaron por confirmar que en el firmamento existe el cometa Tichý.

Milos Tichý y el equipo del observatorio seguían a finales del pasado mes de octubre un asteroide, pero descubrieron un cuerpo celeste que se desplazaba en una trayectoria singular. Las primeras dos noches hacía mal tiempo y los científicos no estaban seguros de si se trataba de un cometa o no. La tercera noche había excelentes condiciones para las observaciones, pero el descubridor del nuevo cometa tuvo que esperar todavía una semana entera para obtener la confirmación de otros lugares. Milos Tichý compara la búsqueda de nuevos cuerpos celestes a la búsqueda de setas. Si uno es atento, las encuentra. Si no, no halla nada absolutamente nada.

El cometa Tichý es el primero que se ha descubierto en la actual República Checa, surgida en 1993. El descubrimiento fue posible gracias al uso del detector CCD ya que sin la ayuda de la electrónica no sería viable detectarlo por tratarse de un cometa de baja luminosidad.

El cometa Tichý no puede ser observado a simple vista. Pertenece a la familia de cometas de Júpiter y queda muy distante. Tenemos que esperar hasta que Júpiter esté más cerca de la Tierra.

Su descubridor Milos Tichý explica que el cometa es 400 mil veces menos luminoso que las estrellas que observamos en el firmamento. Los astrónomos siguen su trayectoria durante muy poco tiempo y tan sólo al cabo de unos sesenta días podrán determinar con precisión su órbita y predecir a dónde se desplazará. Es posible que en el futuro se acerque a la Tierra, pero ello no ocurrirá durante nuestra vida, comenta el astrónomo Tichý. El cosmos tiene, obviamente, otra escala que la de la vida humana.

Los cálculos preliminares del observatorio checo, confirmados por la central de la Unión Astronómica Internacional en Estados Unidos, indican que el cometa recorre su órbita alrededor del Sol en 7,3 años. En el perihelio, cuando está más cerca del Sol, se aproxima a la órbita de Marte, y en el afelio, cuando se encuentra más alejado del Sol, se acerca a la órbita de Júpiter.

Con el descubrimiento del cometa Tichý la astronomía checa se ha anotado un considerable éxito. Es que los nuevos cometas son descubiertos en los últimos años exclusivamente por norteamericanos, gracias al proyecto LINEAR y el satélite SOHO.

09-11-2000