El nuevo detector de explosivos checo, más preciso y fiable que nunca

21-07-2010

La empresa checa RS Dynamics ha desarrollado un detector capaz de identificar cualquier mínimo resto de explosivo en la piel o la ropa de una persona que haya manejado la peligrosa sustancia. El sistema ya se utiliza con éxito en los controles de seguridad en los aeropuertos.

Los detectores utilizados hasta el presente sólo permitían identificar a una persona que llevara el explosivo consigo. El nuevo sistema, desarrollado por la empresa checa RS Dynamics, puede hacer mucho más, según cuenta su director, Jiří Bláha.

“Se trata del llamado ‘trace detector’, es decir, un detector que reconoce restos de explosivo en la ropa y la piel. De esta manera, es posible descubrir a toda persona que haya entrado en contacto con el explosivo, aunque sea horas después”.

Manejar el sistema es bastante fácil. Primero se aplica un papelito especial frotando sobre la piel de una persona o su ropa. Después se acerca el papelito al detector, que en pocos segundos reconoce la presencia del explosivo y su tipo.

Jiří BláhaJiří Bláha Jiří Bláha admite, sin embargo, que el uso de esa tecnología puede ser un arma de doble filo. Un grupo terrorista, por ejemplo, fácilmente podría montar una falsa alarma para desviar la atención de la Policía.

“El sistema tiene sus puntos débiles. Detectar a una persona que haya tocado un explosivo no significa necesariamente localizar el explosivo como tal”.

El principal aporte del nuevo detector es su capacidad de identificar incluso aquellos explosivos, que en condiciones normales de presión y temperatura no liberan gas alguno. Entre ellos está el famoso Semtex, desarrollado en Checoslovaquia en los años 50 del siglo pasado, y su alternativa internacional conocida como C4.

Gracias a ello, el invento de RS Dynamics es extraordinariamente apto para los controles en los aeropuertos, según destaca el director de Seguridad del Aeropuerto de Praga, Zdeněk Truhlář.

“El sistema es capaz de detectar el explosivo aunque queden sólo unos pocos nanogramos en el equipaje transportado. Las muestras pueden recogerse tanto de la superficie de la maleta como del aire de su interior. De esta manera, es fácil identificar y detener cualquier objeto o persona peligrosa”, recalca Truhlář.

El Aeropuerto de Praga utiliza la versión anterior de este sistema. Comprar o no el nuevo modelo es cuestión de dinero, puesto que el precio del detector es bastante elevado.

La empresa RS Dynamics ya lo ha distribuido en diferentes países del mundo. Entre sus clientes se encuentran, entre otros, el Aeropuerto de Dubai y los cuerpos de seguridad de Estados Unidos.

21-07-2010