Infierno blanco, polémica policial y líos en la alcaldía de Praga

04-12-2010

Las desproporcionadas nevadas que se dejaron caer esta semana en el país y que provocaron un colapso casi total del transporte público; la polémica destitución del jefe de la Policía checa; las turbulentas elecciones del nuevo alcalde mayor de Praga; y la remodelada Estación Central de trenes de la capital. Esos son algunos de los temas destacados de la semana que termina.

Foto: ČTKFoto: ČTK El caos fue total esta semana debido al mal tiempo, y ni los autobuses ni los tranvías salieron indemnes de un colapso del transporte colectivo del que solo se salvó el Metro, especialmente el miércoles por la tarde y el jueves por la mañana.

Largos embotellamientos en las autopistas y principales carreteras checas. Los trenes con retrasos enormes, sobre todo al norte del país. El aeropuerto de Praga interrumpió el funcionamiento para reanudarlo recién a las cinco de la madrugada del jueves. Unos 40 vuelos fueron anulados.

Además, centenares de accidentes de tráfico se produjeron en las carreteras y ciudades checas debido a las malas condiciones climáticas.

El transporte colectivo en las urbes quedó absolutamente colapsado, como informó el director general de la Empresa de Transporte Público, Martin Dvořák.

“La mayoría de los retrasos de los tranvías han sido provocados por automóviles, furgonetas y camiones que han quedado atascados en los carriles de tranvía, incapaces de salir de allí”, dijo.

Las fuertes nevadas este año han llegado a la República Checa antes de lo esperado, ya que habitualmente azotan el país en enero y febrero. Los meteorólogos pronostican que este fin de semana la temperatura será de hasta 20 grados bajo cero.

La próxima semana, se espera un brusco calentamiento en la República Checa.

 

Bohuslav Svoboda, foto: ČTKBohuslav Svoboda, foto: ČTK El ginecólogo Bohuslav Svoboda, del Partido Cívico Democrático (ODS), es el nuevo alcalde mayor de Praga pero en contra del deseo de los electores.

Llegó a la Alcaldía gracias a un pacto firmado por la derecha y la izquierda que tras un acuerdo mutuo lo impusieron al frente de una institución que se ha visto envuelta en numerosos escándalos por sospechas de corrupción.

Entre los cientos de manifestantes que se acercaron a la Alcaldía el martes, para expresar de manera pacífica su desacuerdo, se encontraba el ex presidente Václav Havel, antaño cabeza visible de las multitudinarias manifestaciones que ayudaron a derrotar al régimen comunista.

Václav Havel y Zdeněk Tůma, foto: ČTKVáclav Havel y Zdeněk Tůma, foto: ČTK “Me parece bien que los ciudadanos expresen públicamente su preocupación por lo que pasa en Praga. Y por supuesto es muy bueno que manifiesten su desacuerdo de manera correcta y decente”, dijo el ex presidente.

El malestar y la decepción de los ciudadanos parte del hecho de que los partidos tradicionales, el Cívico Democrático y la socialdemocracia, siempre han vendido en las campañas electorales su compromiso con la lucha anticorrupción.

No obstante, su actual alianza ha permitido que en la Alcaldía permanezcan funcionarios de baja credibilidad.

 

Radek John y Petr NečasRadek John y Petr Nečas Sin consulta previa, el ministro del Interior, Radek John, pidió la dimisión del presidente de la Policía. La decisión del ministro ha aumentado las fisuras que empañan la gestión del gobierno del primer ministro Petr Nečas.

De manera directa y en rueda de prensa, el ministro del Interior, Radek John, informó que había pedido al presidente de la Policía, Oldřich Martinů, que dimitiera a su cargo, porque no estaba satisfecho con su trabajo.

“La sustitución de la Fiscal general de la República y del presidente de la Policía, a partir del año entrante, representa sin duda alguna una buena señal sobre los avances alcanzados en la lucha contra la corrupción”, indicó John.

El ministro sostiene que resulta indispensable efectuar cambios en la cúpula de la Policía si se desea conseguir mejores resultados en la lucha contra la corrupción, el terrorismo y la criminalidad económica.

 

Foto: ČTKFoto: ČTK Una estación de trenes más moderna, aséptica y segura, que asemeja más un centro comercial que una terminal de transporte.

Esa es la nueva Estación Central de Praga, sometida a una rigurosa remodelación, que ya está casi finalizada, como comentó Martin Hamšík, portavoz de la compañía Grandi Stazioni, encargada de la reconstrucción.

“Tuvimos que respetar la arquitectura original de la estación. La reformamos cuidadosamente y la completamos con objetos funcionales que hacen más agradable la estancia dentro del edificio. También reforzamos la seguridad, instalando cámaras que monitorean el interior de la estación”, señaló Hamšík.

Foto: ČTKFoto: ČTK Además de restaurantes y comercios, el edificio tiene nuevos ascensores y escaleras mecánicas que hacen la vida más fácil a los minusválidos. Un nuevo sistema acústico permite oír en cualquier parte de la estación la información sobre la circulación de trenes.

Y, finalmente, la venta de billetes es organizada de manera mucho más efectiva, así que las largas colas definitivamente son cosa del pasado.

Sin embargo, la reconstrucción aún no ha terminado. En los próximos meses será reformado el edificio construido a principios del siglo XX según el diseño del arquitecto Josef Fanta.

 

Carlos Lama y Sofía CabrujaCarlos Lama y Sofía Cabruja Carlos Lama y Sofía Cabruja son dos pianistas españoles que han actuado en muchas de las principales ciudades del mundo y estuvieron en el Instituto Cervantes de Praga para presentar por primera vez la obra Don Quijote.

Es la tercera vez que actúan en Praga, aunque dicen que ésta es la más especial, ya que la obra, Don Quijote, es un poema sinfónico escrito por el compositor valenciano, Daniel Basomba, creada expresamente para ser representada en los Institutos Cervantes.

A cuatro manos, así es como estos concertistas interpretan también grandes obras de Schubert, Isaac Albéniz o Manuel de Falla, entre otros.

Pero detrás de estas notas musicales se esconde un gran esfuerzo por conseguir un equilibrio entre ambos, como apunta Carlos Lama.

“Tocar a cuatro manos es difícil. Tocar solo ya es muy difícil. Y tocar a cuatro manos, hay muchos repertorios. Es un repertorio un poco de las simplificaciones, lo que no se puede hacer en dos, se hace en cuatro. Pero hay otro repertorio, el profesional, que ya son las obras sinfónicas que están adaptadas a cuatro manos. La complejidad de no tener todo el teclado para ti, hay que negociar cada vez. Pero yo creo que lo más importante es sentir la música en el mismo modo, y eso no es tanto técnica como se puede pensar, sino es escuchar mucha música juntos, entender el modo de respirar igual, tener la misma concepción de la obra, eso te permite hacer un fraseo conjunto que parece que esté tocando una sola persona”.

El dúo tiene un futuro proyecto que espera con mucha ilusión, tocar en la sala de conciertos Carnegie Hall de Nueva York.

Para ellos, se trata de un premio a muchos años de esfuerzo y trabajo. Sin lugar a dudas, se lo merecen.

04-12-2010