Corrupción en Medio Ambiente, Kratochvil en Madrid y fútbol en la nieve

18-12-2010

Siguen los escándalos de corrupción en la política checa, ahora es el turno del Ministerio de Medio Ambiente; los coletazos del polémico test de homosexualidad, que las autoridades checas aseguran que ya no volverán a realizar; el primer libro del escritor checo Jiří Kratochvil traducido al español es un éxito en España; y el empate a un gol entre el Sparta de Praga y el CSKA Moscú, que cerró la fase de grupos de la Europa league.

Pavel DrobilPavel Drobil Un nuevo escándalo empaña el escenario político checo. Los protagonistas son los colaboradores más cercanos del ministro de Medio Ambiente y el propio ministro, en un nuevo oscuro episodio de la política checa.

Todo comenzó cuando el director del Fondo Estatal para el Medio Ambiente, Libor Michálek, fue despedido por el ministro Pavel Drobil.

Según investigaciones del diario Mladá Fronta Dnes, que desveló el escándalo, el director rechazó participar en actividades ilegales para recaudar medios para financiar la carrera política del ministro.

Armado con un dictáfono, el director Michálek se reunió con el asesor ministerial Martin Knetig, quien le dio instrucciones sobre la estrategia que se debía seguir para desviar dineros de la institución estatal. Michálek lo explicaba así.

Libor MichálekLibor Michálek “El señor Knetig presentó una serie de condiciones, como por ejemplo que tenía que escogerse a un asesor financiero capaz de manipular los fondos y enviar el dinero a un sitio determinado. También sostuvo que había que crear fuentes de ingresos para financiar al partido”.

Mladá Fronta Dnes publicó la transcripción de las conversaciones entre el director del Fondo, el asesor del ministro y el subdirector del Fondo estatal en las que salta a la vista la presión ejercida contra Michálek.

Mientras tanto, el ministro de Medio Ambiente cedió a las presiones de la oposición y renunció a su cargo.

Nečas aceptó su dimisión, pero volvió a manifestarle su apoyo, señalando que todo era culpa de Michálek quien debió dirigirse a tiempo a la Policía anticorrupción.

 

La República Checa no volverá a realizar el polémico examen falométrico a quienes soliciten asilo alegando sufrir persecución por su orientación sexual.

Esta ha sido la reacción de las autoridades a la polémica surgida a nivel mundial por tratarse del único país de los Veintisiete que lo realizaba.

El ciudadano ruso Sergei Cheverda, que tuvo que pasar por el examen, recordó su experiencia en Radio Praga.

Contó que logró el asilo político después de aprobar el examen. Tras una entrevista con la Policía, pasó a otra con un psicoterapeuta, relató Cheverda.

“Al principio me hizo varias preguntas tipo test, la mayoría sobre mi niñez. Después, sobre mi vida sexual, cómo es mi vida con mi pareja, si nos somos infieles y cosas así. Después te sientas en una cabina, donde te ponen un sensor metálico alrededor del pene que está conectado a un aparato con unos cables. Delante hay una pantalla donde empiezan a mostrarte imágenes de mujeres, niños, hombres,… imágenes de actos sexuales de todo tipo, o simplemente paisajes. Todo esto durante una hora, o incluso más, diría”.

Se tiene constancia de al menos nueve casos en los que durante la última década se llevó a cabo la prueba a ciudadanos de países islámicos como Irán, en donde la homosexualidad está tipificada en el código penal.

Pero también de otros como Rusia y de antiguas repúblicas soviéticas, donde de facto hay una fuerte discriminación hacia la comunidad gay.

 

El escritor checo Jiří Kratochvil presentó el miércoles en Madrid la primera de sus obras traducida al español, ‘En Mitad de la Noche un Canto’.

Publicada hace unos meses en el mercado español, la buena acogida que ha tenido la complejidad de su prosa, ha abierto a su autor las puertas de un mercado de cientos de millones de hispanohablantes. Radio Praga entrevistó a su traductora, Patricia Gonzalo De Jesús.

Jiří KratochvilJiří Kratochvil “Cuando el editor me propuso traducir el libro lo primero que yo sentí fue terror. Es un libro que para el traductor es un reto y un libro que destaca precisamente por su estilo. No se puede traducir estrictamente de forma literal y hay que recrear ese estilo. El lenguaje de Kratochvil es tan específico y tiene tanta influencia del ‘hantec’, la lengua coloquial de Brno, y tiene tantos cambios en un mismo párrafo, alterna entre lo más vulgar y lo más poético. Dar a todo eso una cohesión para el traductor es un trabajo muy arduo. Todo traductor que sea un poco neurótico, nunca queda satisfecho de la traducción, pero me ha tranquilizado el hecho de que los checos que han leídola traducción están disfrutando con ella”.

La editorial pensaba que ‘En Mitad de la Noche un Canto’ sería un libro, destinado a un público minoritario, por su complejidad estilística. Medio año después, sin embargo, su alcance ha sido mucho mayor.

La acogida que se ha brindado a la primera novela traducida al español de Jiří Kratochvil ha superado las expectativas y ha sonado bastante en las listas de los mejores libros del año.

 

La misión del CSKA Moscú era lograr su sexta victoria consecutiva en la etapa de grupos de la Europa League, pero un aguerrido Sparta impidió ese hito histórico para los moscovitas.

Václav Kadlec, foto: ČTKVáclav Kadlec, foto: ČTK Cerca de trece mil hinchas llegaron el miércoles hasta el estadio de Letná, en Praga, a pesar de la nieve y las temperaturas polares, y se marcharon satisfechos, porque ambos equipos brindaron un juego atractivo, que culminó en empate a un gol.

Fueron los visitantes quienes abrieron el marcador, en el minuto 15, con un buen gol del extremo Alan Dzagoev. Pero antes de que finalizara la primera parte, Václav Kadlec logró el empate, en un gol muy parecido al de los rusos, y el marcador se mantuvo así hasta el final.

Tomáš Necid, el centrodelantero checo del CSKA Moscú, que esta vez no pudo marcar, sostuvo que el resultado le parecía justo, porque ambos equipos lucharon.

“Queríamos ganar, pero fue un partido difícil. El Sparta jugó bien. El encuentro no estuvo maniatado por la táctica, ambos equipos querían jugar de manera ofensiva, así que los hinchas salieron ganando. Lo importante era terminar el partido sin lesionarse. Ahora voy a descansar, no iré a ninguna parte, me quedaré en Rusia, me hacen mucha ilusión las vacaciones y la Navidad”.

Foto: ČTKFoto: ČTK Y a pesar del frío y la nieve, tanto los hinchas locales como los rusos, que llegaron en multitud, se fueron satisfechos y tranquilos a casa. El empate premiaba el juego de los dos mejores equipos del grupo F.

Por la tarde del viernes se supo que el rival de los checos en los dieciseisavos de final sería el Liverpool inglés. Sin duda, un rival extremadamente complicado.

18-12-2010