El Festival de Karlovy Vary: ciudad encantadora y selección de máxima calidad

La edición número 53 del Festival Internacional del Cine en Karlovy Vary dispone de estrellas del cine mundial, como Tim Robbins y Robert Pattinson, y al mismo tiempo ofrece una atmósfera relajada de la ciudad termal en medio de bosques y colinas a unos 130 kilómetros de Praga.

Foto: Daniel KonewkaFoto: Daniel Konewka Foto: Štěpánka BudkováFoto: Štěpánka Budková El viaje de una familia argentina a la ciudad brasileña de Florianópolis es el marco en el cual la directora argentina Ana Katz cuenta una historia de melancolía y sentimientos casi olvidados. Sueño Florianópolis, como se llama la coproducción de Argentina, Brasil y Francia es solo una de las doce películas en la competición principal de la edición número 53 del Festival Internacional de Cine celebrado durante la primera semana de julio en la ciudad termal de Karlovy Vary.

El cielo despejado y unas temperaturas levemente por encima de unos veinte grados invitan a disfrutar no solamente de la selección de películas, sino también de esta ciudad maravillosa. Al contrario de festivales como por ejemplo el de Cannes en Francia, en Karlovy Vary el ambiente es mucho más relajado, lo que tiene que ver con el gran número de visitantes jóvenes.

Una de ellos destacó la calidad que mantiene el evento desde hace mucho tiempo.

Foto: Daniel KonewkaFoto: Daniel Konewka “Ay dios mío, este sería mi visita número 17 si no me equivoco. Creo que el evento mantiene siempre muy buena calidad”, afirmó una de las visitantes.

“La atmósfera es una de las cosas que hacen ganar Karlovy Vary en comparación con los demás festivales. Hay un montón de jóvenes, hay mucha música, mucho arte, mucha vida. Si miras por la ventana a las tres de la noche, hay gente, a las cinco de la mañana hay gente. Es una ciudad termal, es verdad, pero tiene una vida que ni París tiene”, comentó Furio, periodista italiano, quien ha visitado el festival ocho veces.

A pesar de que la ciudad no es grande, mucha gente aprovecha la posibilidad de arrendar una bicicleta, algo que no solamente les ayuda a moverse rápidamente por el centro, sino que también es ecológico y ayuda a mantener las comunicaciones sin grandes cantidades de coches, explica Jonáš, quien trabaja para la empresa de alquiler de bicicletas

“Se trata de un servicio para los visitantes del festival que facilita mucho el movimiento de las personas por la ciudad, que gracias a ello no se ve tan atascada con los coches. Es una manera ecológica, divertida, y a la gente le encanta”.

Pablo de Vita, oto: Daniel KonewkaPablo de Vita, oto: Daniel Konewka Y añade, que arrendan más de mil bicicletas por día.

Sobre la calidad del encuentro hablamos con Pablo de Vita, periodista de La Nación de Argentina.

“Bueno, el festival es… si uno tiene que poner en la lista de highlights del mundo, el festival de Karlovy Vary está en esta lista. Es decir, tiene un nivel internacional que lo posiciona en este momento, creo yo, entre los cinco festivales más importantes del mundo. Eso es muy importante para señalar y destacar, y sobre todo porque es el único festival dentro de esos cinco festivales del mundo que toma muy bien todo lo que sucede en lo que se denominaba 'El Viejo Este Europeo'”.

El festival presenta este año unas 182 películas repartidas en varias secciones, entre ellas por ejemplo la documental o la llamada Al este del oeste, que ofrece una selección de películas provenientes de la Europa del este y también de Asia.

El Festival Internacional del Cine en Karlovy Vary se encuentra en la categoría A de los festivales no especializados, en compañía de los festivales de Cannes, San Sebastián, Venecia o Berlín.