Ruy Guka, el escritor mexicano ‘tatatatataranieto’ del rabino Löw

Ruy Guka tiene pasaporte checo y mexicano. Desde hace tiempo escribe cuentos y novelas que publica en blogs, de los que está muy orgulloso. Natural de la Ciudad de México, el año pasado se mudó a Praga en búsqueda de las raíces familiares que tiene repartidas entre dos continentes.

Ruy GukaRuy Guka Ruy Guka lleva más ya más de un año en Praga. Más de tres décadas después de que su madre, una checa que estudiaba en Inglaterra antes de la ocupación de Checoslovaquia en 1968, se estableciera en México, Ruy hizo el viaje opuesto. Llegó a Chequia para conocer la otra parte de su familia y de sí mismo, como cuenta Ruy Guka.

“Como mi mamá, mi abuela y mi tía son checas, quise conocer un poco cómo es vivir aquí, la gente. Está siendo interesante. Son raros los checos… son diferentes”.

Es de suponer que su opinión sobre el país puede estar irremediablemente influida en gran parte por la relación con sus parientes. La estancia en la República Checa, está siendo, cuando menos, reveladora desde ese punto de vista.

Humberto Guzmán, foto: www.literatura.inba.gob.mxHumberto Guzmán, foto: www.literatura.inba.gob.mx“Algunos detalles emocionales y de carácter de parte de mi familia checa los estoy ahora entendiendo un poco más. Sí los conocía pero para mí eran extraños. No sabía por qué reaccionaban como reaccionaban frente a alguna opinión mía, algo que hiciera,… Ahora los estoy entendiendo un poco más, y me están cayendo mal”.

La ocupación principal de Ruy Guka es la de profesor de español en un bachillerato de la ciudad. Pero su vocación es la escritura. Le viene de familia. Su madre eligió México como destino por las amistades que tenía la abuela de Ruy entre intelectuales de la izquierda en el país. Allí conoció al escritor Humberto Guzmán, padre de Ruy, que le transmitió su pasión por las letras desde el primer momento, cuenta.

“Desde un año y medio o algo así. Porque veía escribir a mi papá y entonces yo agarraba hojas y hacía garabatos. Pero muchos. Él estaba sentado y yo estaba ahí tirado en el piso garabateando”.

En resumidas cuentas, siempre ha estado escribiendo. Pero cuenta, que con intención desde los 17 años, y desde hace dos o tres, escribe bien, según le parece. Con un estilo particular llegó a publicar algunos cuentos, pero de lo que está más contento, cuenta, es de las obras que ha subido a sus blogs, uno por cada obra.

“Me está funcionando muy bien Internet. Hace ya algunos años me publicaron algunos cuentos en revistas y antologías. Pero conforme salían ahí se quedaban. Yo podía decir en una borrachera que me publicaban cosas, pero ya está. Decidí juntarlo todo y subirlo a Internet. Y así fue como subí mi primer libro de cuentos, ‘Ojo Deforme’, y me fue muy bien, porque me empezó a leer ahí más gente que en las revistas”.

‘Trolebús Maravilla’, fue el siguiente blog en abrir, también con buen resultado, según Ruy. Y después llegaron otros como el de la novela corta ‘Beto Águila’.

Al pertenecer al ámbito editorial por familia, y también por estudios, conoce bien los mecanismos de la industria. Sabe bien que no le conviene publicar por el método tradicional, lo que le apega aún más a sus blogs, dice.

Ruy GukaRuy Guka“Publicado en editoriales de todas formas no ganaría ni un centavo, porque no te pagan, y menos allí en México. Te dan como el diez por ciento en material, 100 libros si la publicación está bien, si es de 1.000 ejemplares, y tú con ellos haces lo que quieras, los vendes, los regalas… En la bodega de la editorial se quedarán 200 libros en cajas pudriéndose. En las librerías, si es que llega a la librerías se quedarán otros 200 ejemplares en sus bodegas y si acaso se venderían 100 o 200. Luego la editorial regalaría unos 50 o 100, que nadie leería porque se los darían a gente que está metida en el medio y que todos los días reciben un libro regalado”.

La genética de este escritor también es digna de mención. Ruy Guka es, a partes iguales, purépecha, azteca, checo y judío askenazí. Pero no solo eso, según las pesquisas de su abuelo, superviviente de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial, la tradición de escritores en su familia no es ni mucho menos nueva, según continúa contando Ruy.

“Se me olvidó decir algo: Mi abuelo es judío eslovaco y mi ‘tatatatatatatarabuelo’ es el rabino Löw, el que escribió ‘El Golem’. Y eso está oficialmente sellado. Mi abuelo hizo durante 20 años investigación genealógica y fue a Tel Aviv al archivo y les dijo: Miren aquí tienen mi linaje, séllenmelo, para que sea oficial. Y se lo sellaron y lo tienen allí en el archivo de Tel Aviv”.

Ruy GukaRuy Guka¿Sorprendidos? Pues eso no es todo, no se crean. Los parentescos del abuelo de Ruy Guka van mucho más allá, al parecer.

“Bueno, también dice que es descendencia directa del propio Jesús. Y obviamente de David y del papá de David, que es Saúl. Los judíos tienen estos registros bien claro. Pero esto no lo tenemos certificado. Mi abuelo lo investigó y tiene algunos papeles, lo supone… pero todavía no sabemos si es que ya se le fue el patín, y ya se volvió loco, y si va en serio o no”.

Ahí queda eso. Bueno, pues el día que quede comprobado que el escritor Ruy Guka es descendiente de Jesucristo, volveremos a entrevistarle en Radio Praga, eso seguro.

Su novela ‘Beto Águila’ está en: www.betoaguila.blogspot.com