Surge la Cámara de Comercio Hispano-Checa

Las relaciones comerciales y empresariales entre España y la República Checa cuentan desde este invierno con el nuevo impulso que supone la creación de la Cámara de Comercio Hispano-Checa, con sede tanto en Madrid como en Praga. La asociación servirá de lugar de encuentro para empresarios, bolsa de servicios relacionados así como para defender de forma organizada las prioridades e intereses de los diferentes sectores implicados en el comercio entre los dos países, como explicó para Radio Praga su responsable Guillermo Moreno.

En noviembre de 2013 se presentó oficialmente en Madrid la Cámara de Comercio Hispano-Checa que ahora comienza a dar sus primeros pasos y a reunir empresarios.

Esta iniciativa privada surgió gracias también al apoyo embajador checo en Madrid, Karel Beran, que se lo planteó a un equipo que conocía y que tenía experiencia en el ámbito checo-español, el bufete de abogados Moreno Vlk & Asociados. La actividad de la nueva cámara no será nueva para ellos, como relata Guillermo Moreno, uno de sus responsables.

“Nuestro despacho tiene oficina en Praga, en Madrid y en Bratislava. Desde hace ya unos diez años trabajamos en esa bilateralidad con clientes en la República Checa para españoles y viceversa, y con Eslovaquia. Para nosotros es un poco nuestro quehacer diario el tratar con empresarios de un país y el otro que hacen negocios aquí y allí. Tienen contratos, tienen conflictos, tienen pleitos… y no solo empresarios, también personas físicas con otro tipo de asuntos, de nacionalidad o familiares, por ejemplo”.

En 2002 ya surgió una iniciativa similar, pero en la actualidad no tenía actividad. Los responsables de aquella cámara forman parte también de la nueva directiva, sumando así las distintas experiencias de ambos.

Guillermo Moreno explica la intención fundamental de esta asociación de empresarios que ha apostado por la creación de la cámara. La cooperación puede aumentar el volumen o la eficiencia del comercio bilateral y favorecer la comunicación entre los empresarios con las instituciones estatales y con la administración de ambos países.

“Los miembros de la cámara son empresarios, porque el sentido que tiene esta cámara es empresarial, y el interés que estos empresarios tienen es que las relaciones comerciales entre los dos países sean más fluidas, o se puedan aumentar de alguna forma, se coopere entre los empresarios de un país y de otro, se aprovechen sinergias de empresarios de un país que a lo mejor son innovadoras para el otro. Ejemplos de esto hay todos los días. Cuando Volkswagen adquirió Seat, España importó a través de ese grupo e implantó una serie de procesos tecnológicos que Volkswagen tenía en Alemania y otros países de Europa, pero que en España no existían. Eso es un ejemplo de cooperación bilateral”.

Según Moreno, como cualquier cámara, persigue tres objetivos principales. Para empezar es un punto de encuentro.

Guillermo Moreno, foto: archivo de Moreno Vlk & AsociadosGuillermo Moreno, foto: archivo de Moreno Vlk & Asociados “La cámara un foro en el que se reúnen empresarios de todos los sectores adscritos a un territorio que en este caso es España y la República Checa y lo que hacen es intercambiar información para empezar. Se organizan eventos consistentes en reuniones de empresario que luego se pueden hacer sectoriales, más de conjunto”.

El creciente empresariado dedicado al comercio entre ambos países se cuenta ya por centenares, asegura Moreno.

“Creo que no exagero al decir que una cámara bilateral entre España y Chequia puede tener entre 200 y 300 miembros puesto que existe al menos ese número de empresarios funcionando. Cuando ya empiece a tener un volumen determinado se harán encuentros distintos, porque lo lógico es que a cada empresario le interesen cosas distintas. Hay empresas que ya están implantadas de una forma más duradera en el tiempo y que tienen estructuras más estables, y hay empresas que lo único que hacen es exportar cosas que producen de un país a otro, y las relaciones que tienen son meramente comerciales sin tener apenas una estructura que no sea solo algún empleado de la empresa que viaja allí a vender su producto. Cada empresario tiene unas necesidades distintas”.

La segunda prioridad de la Cámara de Comercio Hispano-Checa será la creación de una bolsa de servicios asociados a la actividad empresarial, prosigue el abogado Guillermo Moreno.

“Por otro lado tenemos el tema de prestar servicios que pueden ser internos, prestados por la propia cámara, o la cámara puede limitarse a tener una bolsa de trabajo, de profesionales, que es lo habitual con por ejemplo los traductores, los contables, los abogados… no debería ser algo exclusivo para un despacho de abogados que esté allí dentro, o de un gestor contable, etc. porque eso iría para empezar contra el espíritu de una cámara, que es el de aglutinar al empresariado que está en los dos países, y segundo que empobrecería la cámara si fuera siempre una misma persona la que ofreciera sus servicios. Los empresarios no son tontos ninguno y lo primero que buscan es la calidad en el servicio y después el precio, por supuesto. Es un mercado libre en el que cada uno fija su precio y en función del servicio que presta cada uno elije”.

La tercera misión fundamental de la cámara tiene que ver con la creación de un grupo que proteja unido los intereses comunes del comercio entre España y la República Checa, continúa Moreno.

“Toda agrupación de empresarios busca cubrir o resolver es intervenir en la medida de las posibilidades en el desarrollo normativo, en el desarrollo de las normas que rigen el mercado, lo que se conoce como el lobby legislativo. Cuando una cámara de comercio, que está funcionando entre dos países es uno de los primeros receptores o conocedores de la situación real en los mercados y de cómo afectan las normas que se van adoptando los parlamentos de los países o en los gobiernos regionales, dependiendo del país. Y puesto que saben muy bien cómo afectan esas normas tienen una capacidad muy buena para promover o proponer mejoras en esas leyes que puedan favorecer su actividad empresarial”.

La Cámara de Comercio Hispano-Checa prevé obviamente colaborar con las instituciones estatales dedicadas a la promoción del comercio exterior, como son la checa CzechTrade, y el ICEX de España, el Instituto de Comercio Exterior. Pero también con otras agencias estatales dedicadas a diferentes ámbitos. Todas están de una forma u otra ligadas al comercio bilateral, explica Guillermo Moreno.

“También hay otra agencia que se llema CzechTourism, que se dedica a fomentar el turismo, pero claro, dentro de que se dedica a eso como actividad principal, no cabe duda de que todas las empresas turísticas tienen relación con CzechTourism. Colaboran, participan juntos en eventos, ferias, etc. Y eso sucede con otras agencias estatales dedicadas a otros ámbitos, como el Centro Checo de Madrid, que está dedicado a la actividad cultural checa en España, pero también hay empresarios dedicados a las actividades culturales. Cuando el Centro Checo organiza un concierto, una exposición u otra actividad cultural checa en España, implica a empresarios checos de la cultura que llevan fuera su producto”.

En definitiva, una iniciativa privada que abre una nueva serie de facilidades y apoyos que deberían mejorar el flujo comercial entre España y la República Checa, acercando un poco más a ambos países.