Quítese el colador de la cabeza

Lukáš Nový se hizo famoso hace una semana por aparecer en su foto del carnet de identidad con un colador en la cabeza a modo de sombrero, aduciendo motivos religiosos. Ahora el Ministerio del Interior checo ha anulado aquella decisión al considerar que el pastafarismo no es una religión reconocida en la República Checa.

Carnet de identidad de Lukáš Nový, foto: Lukáš NovýCarnet de identidad de Lukáš Nový, foto: Lukáš Nový La imagen del carnet de identidad de Lukáš Nový ha dado la vuelta al mundo. La semana pasada este ciudadano de Brno, miembro del Partido Pirata, acudió al Ayuntamiento de la ciudad para sacarse el carnet de identidad. Para el documento presentó fotografías en las que aparecía con un colador en la cabeza.

La legislación checa, como la de otros muchos países occidentales, establece que en la fotografía del carnet de identidad se debe tener la cabeza descubierta, salvo por motivos médicos y religiosos, y siempre que permita la identificación de la persona. Nový argumentó que, como creyente del pastafarismo, su fe en el Monstruo del Espagueti Volador le obligaba a encasquetarse el colador, y por tanto podía acogerse a la excepción recogida en la ley.

Los funcionarios encargados no encontraron razones para negarle ese derecho y emitieron el documento. Ahora el departamento de Actividades Administrativas del Ministerio del Interior ha decidido revocar esta decisión y actuar duramente ante lo que considera simplemente una broma absurda causada por los calores estivales. Sin embargo, y aunque los funcionarios implicados han hecho declaraciones a los medios de comunicación, e incluso se ha celebrado una rueda de prensa en la que se hizo pública la posición del Ministerio, Lukáš Nový asegura en entrevista para Radio Praga que el caso está todavía en el aire.

Foto: TV NovaFoto: TV Nova “El Ayuntamiento de Brno puede consultar al Ministerio del Interior cómo llevar a cabo algunos procesos administrativos si tiene alguna duda, como es el caso. Lo hizo y seguramente ya han recibido respuesta, pero a mí no me han comunicado nada. Nadie se ha puesto en contacto conmigo”.

La broma, a pesar de su aspecto divertido y extravagante, tiene un sentido más profundo que la simple provocación. Con su farsa, Nový llama la atención hacia la posición privilegiada de la que gozan los creyentes en su trato con las administraciones públicas. ¿Por qué una monja puede cubrirse la cabeza en su fotografía del carnet pero un pastafarianista no?

“El objetivo es mostrar que cuando la ley dice que solo nos podemos cubrir la cabeza por motivos religiosos o médicos, eso es una discriminación hacia la gente que no es creyente. El fin de la ley es que sea posible la identificación del individuo, y en mi caso esto es así, se me ve perfectamente la cara. Para resolver esta discriminación o bien se prohíbe totalmente la cobertura en la cabeza o bien se permite, sea cual sea el motivo, mientras no impidan la identificación”.

El caso de Lukáš Nový no es el primero, sino que sigue la estela marcada por Niko Alm, el pastafarianista austriaco que consiguió, después de tres años luchando en los tribunales, lucir su colador sagrado en el carnet de conducir.

Foto: TV NovaFoto: TV Nova La victoria de los seguidores del Espagueti Volador en el país vecino supone un precedente que podría repetirse en la República Checa. El parecer del Ministerio del Interior es que la excepción religiosa solo atañe a las agrupaciones religiosas reconocidas por el Estado checo, y estos amantes de la pasta mística no se encuentran entre ellas. En opinión de Nový esta interpretación de la ley no tiene fundamento.

“La ley del Carnet de Identidad dice otra cosa. Habla de motivos religiosos o médicos, y eso no tiene nada que ver con la pertenencia a una iglesia determinada. Estoy dispuesto a llevarlo tan lejos como para recurrir al Tribunal Supremo Administrativo, y este sería uno de los argumentos que puedo presentar, pero por supuesto hay más”.

El pastafarismo es una religión paródica inventada en 2005 por el físico estadounidense Bobby Henderson con el propósito de combatir la decisión del estado de Kansas de enseñar en las escuelas las teorías creacionistas al mismo nivel que las científicas. Henderson insistía en que, si se enseñaba la versión cristiana de la creación del mundo, también debería convertirse en académica la explicación pastafariana.

Foto: TV NovaFoto: TV Nova Según sus seguidores, el mundo fue creado por un espagueti volador un día de resaca y los piratas son los enviados en la tierra de esta deidad, entre otras curiosas creencias. Gracias a Internet, esta nueva teología se hizo tremendamente popular y actualmente es utilizada para parodiar los credos establecidos o combatir su influencia. Por lógica, si la religión consta en una sociedad de privilegios de algún tipo, el pastafarismo también debería disfrutar de ellos, ya que sus dogmas no son ni más ni menos creíbles que los de otras fes y no hay además forma de demostrar que sus seguidores no creen en ellos.

Incluso lo aparentemente disparatado del pastafarismo tiene su explicación, como comenta Nový.

“Esta religión reconoce que existen entre sus creencias multitud de elementos graciosos. Pero esto es así intencionadamente, por designio divino. El Monstruo del Espagueti Volador así lo quiso. Y por supuesto, los seguidores de esta fe insistirán en que es una religión de verdad y que no se trata de ninguna parodia”.

Por el momento Lukáš Nový está en posesión de un carnet de identidad provisional de un mes de validez. Después, si desea que un ominoso colador ciña sus sienes en los documentos oficiales, deberá confiar en la Justicia y por supuesto en el apéndice tallarinesco del Monstruo del Espagueti Volador.