Martin Škoda, la joven promesa de la cocina checa

Con solo 18 años, Martin Škoda se ha convertido en la revelación de la cocina checa. Su libro de recetas ‘Lástima no cocinar’ (‘Škoda nevařit’) optará este fin de semana al premio internacional a mejor primer libro de recetas en los Gourmand World Cookbooks Award.

Foto: Smart PressFoto: Smart Press Es una lástima tener todo lo necesario para cocinar: ingredientes, tiempo, instrumentos, pero no saber hacerlo, y tener por tanto que comer de cualquier manera, pagando, o conformarse con lo que cocinen otros. Una afirmación que es especialmente cierta en el caso de los adolescentes.

Pensando precisamente en sus amigos y compañeros de clase, Martin Škoda, en esos momentos de tan solo 17 años, pensó y finalmente llevó a cabo un libro de recetas para chicos de su edad que se ha convertido en la sensación culinaria del año en la República Checa. ‘Lástima no Cocinar’, publicado por la editorial Smart Press, gozó inmediatamente de gran resonancia mediática y su éxito de público y crítica ha sido recientemente confirmado tras ser clasificado para los Óscar de la gastronomía internacional, los Gourmand World Cookbooks Awards, que se entregaran este sábado en París. El libro de Škoda compite en las categorías a mejor libro de cocina primerizo y mejor diseño.

Puede parecer increíble que una persona joven y presuntamente sin experiencia llegue a publicar, y además de forma tan exitosa. Posiblemente el secreto no sea tan solo tener una buena idea sino sobre todo la voluntad de materializarla, nos cuenta el mismo Martin.

Martin Škoda, foto: Archivo de Martin ŠkodaMartin Škoda, foto: Archivo de Martin Škoda “Un día, cuando tenía 16 años escribí un e-mail a la editorial con que me gustaría escribir un libro, pero primero hice algo en casa: varios textos y las fotos. Tuvieron interés y al final estamos aquí, tengo el libro. Pero fue un proceso muy complicado y largo, porque no es tan fácil escribir un libro. A veces les pasa a los checos que dicen ‘no me gusta esto, no me gusta lo otro’ pero no hacen nada. Yo, cuando tuve la posibilidad, intenté hacer algo, cambiarlo, y publicar el libro”.

El libro de recetas cuenta con un diseño moderno y cercano estéticamente a los jóvenes de la edad de Martin, pero sin duda el mayor gancho, y lo que lo hace diferente de todo lo anterior, es el fuerte vínculo entre música y comida, destaca Martin.

“Además, cada receta va con una canción que yo recomiendo, porque yo sé que todos los jóvenes escuchan música pero solo algunos tienen interés en la cocina. Me di cuenta de que si conectaba música con comida podría funcionar. Y de verdad funciona muy bien”.

No se trata por tanto únicamente de cocinar, sino de disfrutar cocinando, descubrir canciones al mismo tiempo que sabores o texturas. En resumen, hacer la cocina algo ‘cool’, atractivo, que no solo es divertido sino que está al alcance de cualquiera.

Los capítulos del libro están ordenados de acuerdo a necesidades concretas y se adaptan también a las demandas de esta nueva generación de cocineros. Sopa de ajo para la resaca, muffins de chocolate para la depresión, recetas rápidas y sencillas para las fiestas en casa. No hay necesidad de romperse la cabeza, como explica Martin a propósito de una de las situaciones más comunes: el frigorífico vacío.

“Hay muchas cosas, por ejemplo pasta con una lata de tomate en lata. Pero si tienes buen aceite o un poco de especias ya tienes un sabor muy bueno. Es que no es tan difícil. También tengo una receta de huevos revueltos, pero un poco diferente de la normal y el sabor está en otro nivel. No hay que hacer nada difícil. No quiero cocinar gastronomía molecular. Solo quiero hacer algo fácil pero que tenga buen sabor. Mira la cocina italiana, que casi siempre ponen tres ingredientes importantes y es todo. La española también, es muy simple. Solo hay que combinar buenas cosas frescas”.

Foto: Smart PressFoto: Smart Press ‘Lástima no Cocinar’ no se centra por tanto en la experimentación ni el descubrimiento de nuevas recetas, sino en la reelaboración de lo de siempre, adaptado a las necesidades reales del público al que va dirigido. Sus influencias son así bastante diversas, sin olvidar el componente checo, como prosigue Martin.

“Creo que es más cocina internacional, porque tengo recetas de cada sitio y en cada capítulo hay diferentes tipos de recetas. Pero también hay comida checa, pero intento hacerla de un estilo moderno. No es que solo tenemos ‘svičková’ y ‘knedlo-vepřo-zelo’, hay más recetas buenas y puedes hacer buena comida checa con todo lo que se produce aquí. Tenemos excelentes espárragos, verdura, y carne muy buena”.

De hecho, Martin Škoda es partidario de una visión de la gastronomía más libre, en la que no solo es aceptable, sino deseable, hacer variaciones y jugar con la comida.

“Yo no copio recetas, intento inventar las mías o cambiar algunas. Porque a veces tienes algo que has de seguir. Por ejemplo, cuando haces risotto tienes que hacer el fondo bien porque si lo haces mal después no es risotto. Pero después puedes añadir tus cosas y crear nuevas combinaciones. Eso intento. Pero tengo que practicar mucho y aprender, porque soy joven y sí, conozco algo, pero me faltan muchas cosas pero tengo que mejorar y progresar”.

Martin Škoda, foto: Archivo de Martin ŠkodaMartin Škoda, foto: Archivo de Martin Škoda Con 18 años y todavía cursando la escuela secundaria, este cocinero de České Budějovice parece un milagro salido de la nada. Se trata sin embargo de la continuación de un tipo de hacer cocina fresco y dinámico del que se vio influido a muy temprana edad, como nos cuenta.

“Empecé cuando tenía 9 años, pero podría ser antes, porque no lo recuerdo muy buen. Fue gracias a Jamie Oliver, porque me inspiró mucho. Es un cocinero muy famoso de Inglaterra. Tiene varios programas y muchos libros. Lo vi varias veces en la televisión y me gustó mucho su manera de cocinar, sin estrés, todo bien, y fácil, con un estilo diferente de los otros cocineros. Casi siempre estaba de buen humor y presentaba a la gente la gastronomía de otra manera. Y eso me inspiró mucho, yo lo quiero hacer también, pero no como él, no quiero ser su copia, que a veces los periodistas checos dicen que soy el Jamie Oliver checo”.

Foto: Smart PressFoto: Smart Press Extrovertido, seguro de sí mismo, con diversos talentos (habla español, hizo él mismo las fotos del libro) y suficientemente modesto como para no morir de éxito, Martin Škoda se encuentra en la actualidad con las puertas abiertas de par en par hacia una prometedora carrera de cocinero estrella, gane o no el premio internacional con su libro de recetas.

Independientemente de sus futuros estudios, tiene la determinación de no dejar pasar la oportunidad y ligar para siempre su vida la gastronomía. De momento se encuentra grabando una serie de programas de cocina que supondrán su salto a la televisión.