Panorama Checo Los checos saben interpretar el mariachi

14-01-2006 | Andrea Fajkusová

El profesor Alejandro Tamez Quintanilla, de Monterrey, México, imparte desde hace un mes cursos de música de los mariachis a integrantes de la Asociación Folklórica "Etnica", en Praga. A los músicos checos les enseña a tocar el quitarrón y la vihuela, instrumentos típicos que trajo consigo de su tierra. Posteriormente se les agregarán los violines, las trompetas y el canto. El propósito de Alejandro Tamez Quintanilla, que se dedica en su país a formar orquestas infantiles y juveniles, es constituir el primer mariachi auténtico en la República Checa.

Descargar: MP3

 Alejandro Tamez Quintanilla (Foto: autora) Alejandro Tamez Quintanilla (Foto: autora) ¿Un intérprete checo puede tocar el mariachi sin problemas? ¿No necesita tener sangre mexicana?

"Es muy importante en la música mexicana que el intérprete debe tener una vinculación muy fuerte entre su sentimiento y el instrumento, ya que la mayoría de las canciones mexicanas más que de técnica se trata de sentimiento. Tiene que tener un sentimiento muy arraigado, muy profundo para que el género mariachi pueda sonar, vamos a decir, auténtico u original. Es algo que yo en mi proyecto considero bastante importante, es decir el sentimiento, no tanto la técnica".

¿Tienen, entonces, los músicos ese sentimiento?

"Sí, claro. Conjuntamente es muy importante cuando se va a cantar tener cierta preparación para interpretar la música mexicana cantada. Por ejemplo, Cielito lindo, que es una de las más populares. También se le prepara al alumno para que tenga una buena dicción en el español y pueda cantar esas melodías. Hasta ahora los checos y los eslovacos han tenido muy buena aceptación, son perfectos alumnos y han sabido interpretar muy bonito este género".

¿Van a tener algún concierto después de acabar el curso?

"Bueno, yo creo que al final de las siguientes dos o tres semanas vamos a preparar algo, una pequeña presentación para la sociedad. Sin embargo, ahorita todavía no se tiene programado un espectáculo, un concierto, pero no lo descarto".

¿Qué sabían del género del mariachi los músicos con los que trabaja aquí en la República Checa, antes de iniciarse esta cooperación?

"Esta es una historia larga, que la voy a hacer corta. Hace dos o tres meses en Monterrey, Nuevo León, que es mi ciudad, en la parte norte de México, tocó de que yo conocí a este grupo folklórico en un festival internacional. Un mes antes de este festival yo había participado en un festival internacional en una ciudad de Portugal, en el cual también tuve contacto con algunos grupos checos y en el cual también me nació la inquietud traer este proyecto aquí porque vi que tuvo muy buena aceptación entre la sociedad checa en Portugal. Posteriormente, en el festival de Monterrey me vuelvo a encontrar a otro grupo checo, les hago llegar mi petición con respecto a este proyecto y fue aceptado. Básicamente este proyecto está sustentado por mí mismo, es simplemente una visión, optimismo, entusiasmo. Creo que más que un proyecto vengo nada más a entregar un poquito de la tierra mexicana aquí y a su vez yo vengo a aprender mucho, mucho de parte de la sociedad checa que para mí es algo muy importante, su forma de pensar, su actitud, en fin, hay muchas cosas que aprender".

¿Ud. piensa aprender también un poquito de checo?

"Sí, sí. Definitivamente yo siempre he visto este proyecto no como un proyecto cultural. Bueno, es importante verlo como parte de la cultura artística, pero a su vez me ha servido para abrir mi panorama como proyecto de vida. Me encantaría estudiar la lengua checa, que es uno de mis propósitos de vida también, ya que cualquier persona cuanto más preparada esté es una persona que va a poder dar más. Bueno, mi propósito es alargar mi estancia en la República Checa, aprovechar el tiempo estudiando, transmitir un poco las ideas mexicanas enseñando un poquito a la juventud. Me encanta enseñar a los niños de educación básica, historia, vamos a decir, tradiciones mexicanas, música mexicana ..."

¿Cuando regrese a México enseñará a los niños también alguna canción checa?

"Sí, claro. En la familia donde me hacen el gran favor de hospedarme me están ayudando con algunas canciones que también es mi función: aprender un poco la cultura checa para llevarla a Monterrey, enseñar allá. Unos días antes de mi viaje a la República Checa aprendí algunas canciones de estilo navideño. Una maestra checa en la ciudad de Monterrey me ayudó a escribirlas. Y realicé un festival navideño con puros chiquitos en Monterrey donde implementé esas canciones navideñas en la lengua checa. Les pareció bastante interesante. Fue una o dos canciones, pero fue muy emotivo, fue muy bien aceptado por la sociedad, sobre todo por la novedad de saber que unos chiquillos estaban cantando en la lengua checa. Fue algo muy interesante y muy bonito".

¿Y qué canciones fueron?

"Sla do ráje Maria (María fue al paraíso), algo así se llama una de las canciones, no recuerdo muy bien ahorita el título. Pero fueron básicamente canciones de la región morava, de Valaquia - en el título dicen ´valasská´, de la parte de Zlín, ya que conozco algunas personas allá que me hicieron llegar estas canciones para poderlas transmitir yo a los jóvenes en Monterrey".

¿Esta es su primera estancia en la República Checa, su primera visita a este país?

"Sí, ésta es la primera vez que estoy en esta ciudad, que es muy bonita. Cuando llegué me impresionó. Me impresionó mucho la infraestructura de los complejos de vivienda, su historia, el estilo arquitectónico ... Creo que me he enamorado además al grado de decir, bueno, quisiera quedarme aquí por un buen tiempo para aprovechar mi tiempo aprendiendo la cultura. En la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Carolina un profesor me proporcionó una antología sobre la historia de la República Checa que se denomina ´Nación y nacionalismo´ en la que también estoy estudiando un poco para empaparme sobre toda la información histórica, cultural, política y económica de este país y para poder tener un poco más de plática con las personas aquí, conocer un poco más la identidad nacional de las personas".

¿Ud. se interesa principalmente por la música folklórica?

"Sí, mi especialidad, mi interés más grande es la música folklórica, la música popular. Hay otros géneros, por ejemplo, la música barroca, que también me gusta muchísimo, pero básicamente es la música popular. Todo lo que es folklore, conocer la historia del folklore, conocer las influencias de otras culturas para la formación de un folklore tanto en su música, como en la danza, artesanía, gastronomía. Para mí fue muy emotiva una cosa: Unos días antes de mi viaje hice una investigación sobre las tradiciones navideñas en la República Checa. Hice algunos apuntes que me parecieron lo más importantes, y bueno, tuve la oportunidad de pasar la Navidad en la República Checa y todos los apuntes, paso a paso, como los había anotado en México, los viví aquí, pero ¡paso a paso! Eso me pareció bastante importante. De allí viene mi reflexión de que las personas aquí o la sociedad en general tienen una identificación nacional muy arraigada, en cuestiones de cultura, de costumbres".

¿En el futuro, traerá alguna orquesta mexicana a la República Checa para presentarse aquí?

"Claro que me encantaría. Ahora está en puertas un proyecto muy importante que es traer un ensamble mexicano en conjunto con un ballet folklórico mexicano. Fue una invitación informal, todavía no se han afinado los detalles. Creo que se va a llevar a cabo en marzo. Y la idea es traer un ballet mexicano que interprete la mayoría de las regiones de México en el baile, y a su vez traer un ensamble de músicos mexicanos que interpreten la música más importante y más típica de las regiones de México. Por ejemplo, el mariachi, que es el símbolo mundial de la identidad de México. De allí viene otro género que es Veracruz, un ensamble que nosotros le nombramos jarocho y que es típico por las costas mexicanas, que es bastante bonito. Viene también el conjunto norteño, que es mi tierra Monterrey, que también tiene un arraigo de identidad muy profundo en nuestras tradiciones. Pero bueno, ya habrá tiempo para informar sobre este festival que se llevaría a cabo aquí en Praga".

El profesor de música mexicano Alejandro Tamez Quintanilla se despidió de nosotros con el siguiente mensaje en checo:

"Velice vám dekuji za vasi pomoc. Es lo que he aprendido por la gente de aquí. Muchas gracias por la oportunidad de recibirme, quiero darle las gracias a la sociedad en general y felicitarlos por su calurosa humanidad, que es muy bonito y me hacen sentir en casa. Muchas gracias".

Compartir

Destacados

Artículos relacionados

Más

Del archivo del programa

Más

Emisión Reciente en Español

RSS

RSS y Podcasting

Nuevos canales RSS