Rinden homenaje a checoslovacos asesinados en la URSS

Una placa conmemorativa recuerda desde este domingo en Moscú los nombres de cinco checoslovacos que fueron ejecutados en la Unión Soviética entre 1937 y 1938. Se trata de parte del programa Última Dirección (Poslední adresa) organizado por el Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios.

El proyecto surgió como una iniciativa ciudadana en Rusia y desde el año pasado se realiza también en Chequia. Su propósito es recordar a gente poco conocida que fueron víctimas de la persecución soviética. Solo en Moscú como parte de la represión de los años 30 murieron 120 checoslovacos entre 1937 y 1938.