Primer ministro checo valora acuerdo alemán sobre inmigración

Los políticos checos han tenido varias reacciones al compromiso alcanzado el lunes por la canciller alemana Angela Merkel, y su ministro del Interior, Horst Seehofer, sobre el tema de la migración para salvar a su gobierno.

Este acuerdo estipula la restricción del número de solicitantes de asilo mediante el establecimiento de centros de tránsito en la frontera entre Alemania y Austria con el fin de acomodar a los solicitantes de asilo que lleguen al país en el futuro.

El primer ministro checo, Andrej Babiš, cree que esta solución, así como el deseo de Austria de fortalecer la vigilancia de sus fronteras del sur, es una señal para que Grecia e Italia cierren sus fronteras. "Alemania ha dejado claro que cualquiera que aterrice en Italia o Grecia no tiene derecho a elegir vivir en Alemania", dijo el jefe del gobierno.

Otros políticos creen que esta es una evolución de la posición de Alemania. "Esto significa que Alemania ya no atrae a los inmigrantes a Europa. Ahora está claro que ya no serán bienvenidos con los brazos abiertos y que no deberían ser tan numerosos ", dijo el diputado socialdemócrata Ondřej Veselý.