Primer ministro checo no cree que su presunto pasado complique las negociaciones del gobierno

El primer ministro saliente, Andrej Babiš, no espera que la decisión de un tribunal eslovaco sobre su inclusión como agente de la policía secreta de la época comunista de Checoslovaquia complique su segundo intento de formar un gobierno. Hizo el comentario después de la reunión del gabinete el miércoles.

Babiš perdió el lunes una larga disputa con el Instituto Nacional de Memoria de Eslovaquia, que maneja los archivos históricos. El caso se estaba revisando después de que el Tribunal Constitucional de Eslovaquia anulara el año pasado los veredictos de otros tribunales, que originalmente habían aceptado la afirmación de Babiš de que había sido incluido incorrectamente como agente de la StB.