Los precios al consumidor subieron un 2,6%

Los precios al consumidor subieron un 2,6% en junio impulsados por los mayores costos de combustible, electricidad y alquiler de viviendas, informó la Oficina de Estadísticas Checa.

Los precios de las telecomunicaciones, la vestimenta y la calefacción cayeron en términos anuales. La inflación se ha acelerado por tercer mes consecutivo, luego de una tasa de crecimiento del 2,2% en mayo.

La economía del país continúa acelerándose y registrando un bajo desempleo que está elevando los salarios. Otro factor inflacionario inesperadamente fuerte ha sido el debilitamiento de la corona frente a las principales monedas del mundo. La corona se encuentra ahora en su nivel más bajo frente al euro en casi un año, a 25,9 coronas checas por euro.