Los conductores checos son indisciplinados

En el marco del proyecto europeo Speed Marathon de miércoles pasado, los policías de Tránsito checo registraron en unos mil sitios del país más de 2.500 infracciones de las normas de tránsito. Ocho conductores manejaban su automóvil bajo efectos de estupefacientes, y 21 después de haber consumido alcohol, según informó la portavoz policial Eva Kropáčová. Los sitios, en los que los policías realizaron mediciones de velocidad de los vehículos, fueron escogidos en febrero pasado por los ciudadanos por medio de una encuesta nacional en Internet.