Los checos comen cada vez más carne

El consumo de carne en la República Checa se incrementó en más de 30 kilos anuales por persona desde el año 50. Lo que más se consumer es carne de cerdo y de pollo. Mientras tanto, el consumo de frutas se incrementó en ese mismo periodo sólo en un tercio, según datos de la Oficina de Estadísticas Checa.

El año pasado cada checo se comió 80,3 kilos de carne, lo que es casi el doble en comparación con el año 1950. El consumo global de alimentos en este país aumentó en un 1,9% en 2016, lo que correspondió a 785,6 kilos de productos alimentarios por persona.