La población checa crece debido a la inmigración

El número de habitantes de la República Checa creció en 9.200 personas durante el primer semestre del año, hasta llegar a los 10.588.063, según ha hecho público este lunes el Instituto Checo de Estadística.

El crecimiento se debe a la inmigración, ya que el número de fallecimientos ha sido mayor que el de nacimientos en alrededor de 2.000 personas. A la República Checa se han trasladado durante la primera mitad de 2017 un total de 22.590 personas, el doble de las que se han marchado del país. Entre los inmigrantes predominan los ucranianos, eslovacos y vietnamitas.