En el pueblo de Šindelová las temperaturas bajaron bajo cero

Las temperaturas en el pueblo checo de Šindelová, en el noroeste de Bohemia, bajaron en la noche del domingo a -4°C. Fue la segunda noche consecutiva que en ese sitio los termómetros marcaron temperaturas bajo 0°C, lo que es algo inusual para comienzos de la temporada veraniega, indicó Rudolf Kovařík, del Instituto de Hidrometeorología Checo. Algo semejante no había pasado en los últimos 50 años.

Los agricultores temen que las heladas inesperadas podrían afectar las plantaciones de papas y su cosecha. En algunos lugares donde las bajas temperaturas se mantuvieron por tiempo prolongado, hasta más de seis horas durante la noche, las plantaciones de papas podrían estar totalmente afectadas, destacan los agricultores. Los meteorólogos prevén que temperaturas bajo cero se presentarán en Šindelová también en la noche de este lunes.