Babiš invitó a un encuentro a los taxistas que protestan contra Uber

El primer ministro en dimisión, Andrej Babiš, invitó a representantes de los taxistas tradicionales que protestan contra los servicios de transporte alternativo Uber a la próxima sesión del Gobierno. Babiš dijo que está dispuesto a debatir el tema, pero que no está de acuerdo con la forma de protesta de los taxistas que “molesta a los habitantes y visitantes de Praga y no ayuda a los propios taxistas”. El ministro de Transportes, Dan Ťok, indicó por su parte que en unas pocas semanas estará listo un borrador de ley que regulará los servicios alternativos.

Los taxistas tradicionales, que la semana pasada y este lunes realizaron recorridos colectivos de protesta por Praga, afirman que el servicio alternativo Uber y otros semejantes representan una competencia desleal. Operan sin licencia, no disponen de taxímetros y no pagan los mismos impuestos que los taxistas. El número de taxistas tradicionales en Praga se calcula en unos 8.300.