Abren el puente de Libeñ en Praga cerrado por seguridad

El puente Libeñ de Praga reabrió sus puertas acoches y tranvías este sábado por la mañana. Había sido cerrado por alrededor de un mes a todos menos a los peatones por cuestiones de seguridad.

Un informe de la Administración Técnica de Comunicaciones considera que el puente, que data de 1928, puede ser utilizado.

Mientras que los expertos dijeron que la estructura es capaz de transportar vehículos de hasta 11 toneladas, se está imponiendo un límite de 6 toneladas.

Una pasarela peatonal en el distrito Troja de Praga colapsó en diciembre, hiriendo a cuatro personas, dos de ellas de gravedad.