Una lengua nueva que entienden todos los eslavos

El nuevo eslavo o intereslavo es una lengua artificial creada por un profesor checo cuyo propósito es servir de vía de comunicación entre todos los pueblos eslavos, desde Praga a Vladivostok. Creada por ordenador y con un enfoque práctico, este esperanto eslavo encuentra aplicaciones en el mundo de los negocios, el turismo y el etiquetaje.

La torre de Babel, pintura de Pieter Bruegel, Museum Boijmans Van Beuningen, RotterdamLa torre de Babel, pintura de Pieter Bruegel, Museum Boijmans Van Beuningen, Rotterdam El sueño de inventar una lengua puente que una a diferentes comunidades y supere la maldición de la torre de Babel ha dado lugar a numerosos intentos, de mayor o menor fortuna, como el esperanto, el ido o el lojban. En todos los casos su propósito no se cumplió y su uso se restringió, en los casos más afortunados, a pequeños círculos de aficionados.

El nuevo eslavo o intereslavo, inventado por el equipo del profesor checo Vojtěch Merunka, aspira a un destino mejor. Se trata de un idioma inventado a posteriori, tomando elementos de las principales 15 lenguas eslavas, y cuyo objetivo es ser comprensible por los hablantes de todas ellas.

El propio nombre de la lengua rememora el primer intento histórico de lograr algo así, explica el profesor Merunka, de la Universidad Técnica de Praga.

“El nombre remite al llamado eslavo antiguo que inventaron San Cirilio y San Metodio en el siglo IX. Ya entonces se aplicó el mismo principio que aplicamos nosotros, es decir, que se trata de una lengua zonal donde se usan palabras parecidas y la gramática está simplificada, cambiada o completada. El resultado es una lengua que uno entiende sin tener que estudiarla, si uno es eslavo. Existen proyectos parecidos en las zonas románicas y germánicas”.

Merunka, por cierto, no es lingüista, sino experto en computación. El nuevo eslavo ha sido generado por ordenador, a partir de logaritmos que calculan los parecidos en vocabulario de las 15 lenguas implicadas, cada una además con un peso diferente según su número de hablantes.

Vojtěch Merunka, foto: Filip Jandourek, ČRoVojtěch Merunka, foto: Filip Jandourek, ČRo El resultado no da lugar a un ruso suavizado, como se podría pensar, sino a un conjunto de 37.000 palabras fácilmente reconocibles por cualquier hablante de una lengua eslava medianamente culto.

La gramática usada es de gran simplicidad e intuitiva para cualquier eslavo. Se conserva el sistema de casos que usan todas las lenguas eslavas a excepción del búlgaro pero se reducen los modelos de declinación a cuatro: dos masculinos y dos femeninos.

Su propia concepción hace que sea más práctica y directa en su utilización que los proyectos universalistas como el esperanto.

“La diferencia es que el esperanto tiene la ambición de ser para todo el mundo, mientras que nosotros nos quedamos en nuestra zona. Eso es una ventaja porque el nuevo eslavo se puede entender sin haberlo estudiado. Pero por otro lado el que no es eslavo no la entiende. El esperanto, que también conozco, tiene una mezcla de lenguas indoeuropeas. Y si imaginamos a un intelectual del siglo XIX, que sabe alemán, francés, griego, latín… Y cuando se enfrenta al esperanto en un par de días ya lo entendía. Pero actualmente por desgracia esto ya no es así”.

Una lengua de propósito práctico

Para ejemplo, un botón. Los creadores del nuevo eslavo acudieron a un hotel en la costa del Mar Negro a una conferencia. Los carteles estaban todos en inglés, así que se les ocurrió completarlos con los mismos mensajes en nuevo eslavo. Todos los huéspedes eslavos entendieron si problemas las indicaciones.

Merunka da otro ejemplo de la orientación práctica de este nuevo idioma.

Foto: reeblie, CC BY 2.0Foto: reeblie, CC BY 2.0 “Casi todos los creadores de lenguas se orientan a la literatura: traducen alguna novela, la Biblia, pero eso no funciona mucho. En cambio en el mundo de las normas técnicas y los negocios podría funcionar. Imagínense el manual de un producto. Hoy en día está en letra pequeña y encontramos lo mismo en eslovaco, esloveno, búlgaro, que en el fondo es la misma lengua, solo cambian algunas palabras. Podría estar escrito en un texto en letra grande”.

Otra aplicación posible son los traductores automáticos, que actualmente usan como lengua puente entre diferentes idiomas eslavos el inglés, y que mejorarían bastante si usaran el nuevo eslavo como intermediario. Manuales, indicaciones a turistas y textos de carácter práctico serían más sucintos y baratos en este esperanto eslavo.

Evidentemente, para poder usarla activamente, escribir en ella, por ejemplo, habría que estudiarla. Sin embargo su uso pasivo, únicamente comprenderla, no requiere de conocimientos previos, como demuestra un estudio.

“Hicimos una encuesta. El año pasado 1.600 personas contestaron a un test por Internet. Lo hicimos en colaboración con la universidad holandesa de Groninga. Y así descubrimos que el nuevo eslavo es comprensible en un 84%”.

De ello puede dar fe el redactor que les habla, que a pesar de que conoce el checo como lengua extranjera no tuvo problema en entender los ejemplos en nuevo eslavo, o la traducción a esta lengua de la primera página de ‘El Principito’.

El nuevo eslavo, en el cine

Václav Marhoul, foto: NoJin, Wikimedia CC BY-SA 3.0Václav Marhoul, foto: NoJin, Wikimedia CC BY-SA 3.0 Pronto llegará una oportunidad de ver el intereslavo en acción. El director de cine Václav Marhoul decidió usar esta lengua en el guion de ‘Pájaros pintados’ (‘Nabarvené ptáče’). Se trata de una película ambientada en la Segunda Guerra Mundial en algún lugar de Europa del Este que queda sin nombrar.

“Si estuviera todo en inglés quedaría estéril. Así que decidió, o a lo mejor le vino impuesto por el autor del libro en el que se basaba, a que todo estuviera en las lenguas auténticas, y que solo se pusieran subtítulos. Solo que una lengua auténtica es un problema porque en el libro no se dice exactamente dónde se encuentra el lugar de la acción: si es Polonia, Ucrania o Bielorrusia, para que nadie se enfade y se lo tome mal. Por eso se usa el nuevo eslavo, en una versión todavía más ficticia, ya que se ablanda y palataliza”.

Recientemente contactaron con Merunka inversores chinos. Su propósito es escribir un manual que enseñe nuevo eslavo a hablantes de mandarín, lo que les ayudaría a entender todas las lenguas eslavas y, en su caso, aprenderlas luego de forma más sencilla.

Malý princ
Kogda mi bylo šesť lět, uviděl jesm raz prělěpy obrazok v knigě o pralěsě, ktora nazyvala sę «Pravdive Povědki iz Prirody». Na obrazku byla zmija boa požirajųča dikogo zvěrja. Tuto jest kopija ovoj rysovanki.
V knigě pisalo sę: «Zmija boa prěgoltaje svojų žrtvų v cělosti, bez žuvanja. Potom ne može dvigati sę i spi šesť měsęcev, dokolě jej ne prěvari.» Mnogo jesm togda razmysljal o prigodah v džungli i barvnojų olovkojų uspěl jesm sdělati svojų prvų rysovankų. To byla moja rysovanka nr. 1. Ona izględala tako.