Un ambicioso programa para combatir los trastornos mentales

La República Checa reformará su sistema para el tratamiento de enfermedades mentales. El objetivo del Ministerio de Salud es ampliar los servicios para los pacientes ambulatorios y reducir así los días de hospitalización.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRoFoto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRo En la República Checa, con 10 millones de habitantes, hay más de 650.000 personas que padecen alguna enfermedad mental. El Ministerio de Salud desea reformar el sistema vigente con el fin de prestar una asistencia más rápida y a la medida de cada paciente.

Para ello desea crear una red de Centros Ambulatorios para la Atención de Enfermedades Mentales. Sitios semejantes ya funcionan en varias ciudades, pero la idea del Ministerio es armonizar y sistematizar el programa.

El vice ministro de Salud, Roman Prymula, indicó que se trata de una reforma que desde hace tiempo esperaban tanto los médicos como los afectados.

El paciente Břetislav Koštál es una prueba de ello según indicó al portal iRozhlas.

“El Centro me presta ayuda, por ejemplo, cuando tengo una recaída. Acudo directamente al lugar para que me atiendan y aconsejen”.

Los tratamientos para pacientes ambulatorios pueden ser de horas a lo largo de un día o de varias sesiones por semana, sin la necesidad de internar a la persona en un hospital.

Roman Prymula, foto: David Němec, ČRoRoman Prymula, foto: David Němec, ČRo La reforma ha sido puesta en marcha y se espera que en pocos años sea una realidad en todo el país. El Estado ha destinado fondos para los nuevos centros y para la rehabilitación de las instalaciones existentes, explicó el vice ministro Prymula.

“El subsidio, que no se limita únicamente a los Centros ambulatorios, es un de más de 76 millones de euros”.

En la República Checa no es obligatorio que las personas con enfermedades mentales se sometan a tratamientos médicos, claro siempre y cuando no se trate de un trastorno que pueda representar un riesgo para el paciente o su entorno.

Estadísticas del Ministerio de Salud y de instituciones afines sostienen que en Chequia se nota un aumento de personas con trastornos mentales.

En 2013 el número de pacientes fue de unos 650.000, pero hace dos años atrás se registró un aumento del 8%, y se teme que se convierta en la mayor causa de la jubilación prematura de los checos.

Entre los trastornos mentales más frecuentes que afectan a la población del país se encuentran la esquizofrenia, el trastorno bipolar y el obsesivo-compulsivo. Los nuevos centros contarán con la presencia permanente de psiquiatras, psicólogos y terapeutas, y no faltarán asistentes para visitar a los pacientes directamente en sus hogares, indicaron fuentes ministeriales.