Triunfo, empate y caída de los clubes checos en la EL

Los tres equipos checos vivieron de todo en la primera jornada de la fase de grupos de la Europa League: un triunfo, un empate y una derrota.

Slavia 1 – Maccabi Tel Aviv 0

Tomáš Necid, foto: ČTKTomáš Necid, foto: ČTK El Slavia de Praga es el único equipo checo que celebró la victoria este jueves en la primera jornada de la fase de grupos de la Europa League.

El campeón checo, que juega las copas europeas tras una pausa de ocho años, se impuso por la mínima en casa ante el Maccabi Tel Aviv, de Israel.

El gol decisivo lo marcó a principios del partido el delantero Tomáš Necid que hace poco volvió a vestir la camiseta rojiblanca.

“El regreso me salió así como lo deseaba. Es un gol muy importante para mi reincorporación en el equipo, así que estoy satisfecho. Espero que el número de nuestros goles y victorias vaya en aumento. Hace mucho que el Slavia no ha jugado la Europa League, así que me alegro de que hayamos logrado los tres puntos. ¡Sigamos adelante!”

Zlín 0 – Sheriff 0

Foto: ČTKFoto: ČTK Si bien el Slavia ha regresado a las copas europeas tras un paréntesis de ocho años, el Zlín se estrenó este jueves en la Europa League en el partido contra el Sheriff Tiraspol.

El ganador de la Copa Checa en casa no salió del empate a cero contra el campeón moldavo y el entrenador Bohumil Pánik reconoció que sus pupilos no estaban en condiciones de superar al rival y que tendrán que acomodarse mejor al ritmo acelerado del fútbol europeo.

“Ya sabemos cómo se juega la Europa League. Hay que contar con una rapidez, una técnica y control perfectos. Todos los jugadores son muy fuertes en los duelos. Para nosotros ha sido una lección. Un punto es el máximo que hemos podido sacar”, indicó el técnico.

Steaua Bucarest 3 – Viktoria Pilsen 0

La peor noche entre los equipos checos la vivió el Viktoria Pilsen que sufrió una goleada en la cancha del FCSB, conocido anteriormente como el Steaua de Bucarest.

Foto: ČTKFoto: ČTK El Pilsen pudo abrir el marcador, pero Petržela estrelló el balón en el larguero y en el contraataque el árbitro pitó un penal, que no era, y que fue materializado por Budescu. Ese momento fue decisivo para todo el partido, lamentó el entrenador del Pilsen, Pavel Vrba.

“Un minuto antes del penal desperdiciamos una oportunidad de gol clarísima. El rival se adelantó gracias a la pena máxima y luego jugó de manera más lista y enérgica. En el segundo tiempo tuvimos algunas ocasiones para dar emoción al choque pese a la desventaja de dos goles, pero no lo logramos. Naturalmente, el primer gol es siempre muy importante”, señaló Vrba.

En la segunda jornada de la fase de grupos de la Europa League, que se jugará dentro de dos semanas, el Pilsen recibirá al Hapoel B. Sheva que derrotó al Lugano por 2-1. Por su parte, el Slavia viajará a Kazajstán donde se enfrentará al Astana que cayó en España ante el Villarreal por 1-3, mientras que el Zlín se medirá con el Lokomotiv Moscú que empató a cero en Copenhague.