Se comprueba la diferente calidad de alimentos en la UE

Un nuevo test confirmó la existencia de diferencias en la calidad de los alimentos que se venden en los países europeos.

Foto ilustrativa: Michaela Vydrová, ČRoFoto ilustrativa: Michaela Vydrová, ČRo Expertos de la Escuela Superior Químico-Tecnológica de Praga sometieron a un detallado control 21 productos alimentarios que se venden en los mercados en Chequia, Eslovaquia, Austria, Alemania y Hungría. De esa cantidad la mitad registraba ciertas diferencias y sólo siete resultaron de calidad idéntica.

El vicepresidente de la Unión de Comercio y Turismo, Pavel Mikoška, considera que la doble calidad de los alimentos se debe a que muchas compañías fabrican un mismo producto alimentario en diferentes países, a base de materias primas y bajo condiciones de carácter local.

“En el caso de tres productos alimentarios coincidimos en que a determinada compañía le fue encargado fabricar un mismo producto pero con calidad y precio diferentes. En otros casos pudo haberse tratado de una casualidad, porque no creemos que se procediera con intención, y para un alimento determinado se utilizara una receta menos costosa”.

Pavel Mikoška, foto: YouTubePavel Mikoška, foto: YouTube Por ejemplo, las pastas fabricadas para el mercado austríaco contenían trigo de calidad superior, y el kétchup que se vende en Alemania tenía un mayor contenido de tomates que el ofrecido en los mercados checo y húngaro.

Los países de Europa Central y del Este advierten desde hace meses de la diferente calidad de los productos alimentarios. Un test realizado en Chequia en julio pasado reveló que de 21 productos con un mismo embalaje o envase analizados entonces, sólo tres eran idénticos en cuanto a calidad. El ministro checo de Agricultura, Marián Jurečka, calificó entonces esas prácticas de inaceptables.

A comienzos de octubre el ministro checo sostuvo que en el curso de un año y medio aproximadamente podría ser aprobada una nueva norma comunitaria que resolviera el problema de la doble calidad de los alimentos. Las directivas que rigen actualmente no son efectivas, debido a que confían en la buena voluntad de cada uno de los países a cooperar en este tema.

Věra Jourová, foto: Jana Trpišovská, ČRoVěra Jourová, foto: Jana Trpišovská, ČRo La doble calidad de los alimentos en los países de la Unión Europea llegó a representar también uno de los temas actuales debatidos por Bruselas. La eurocomisaria para los derechos de los consumidores, Věra Jourová, encargó la realización de una metodología común para someter a prueba los productos alimentarios.

La metodología debería estar a disposición para finales de este año, siendo presentados sus principios fundamentales en la actual cumbre ‘Igual calidad de los productos para todos’, celebrada en la capital eslovaca, Bratislava, a la que asisten los jefes de Gobierno del Grupo de Visegrád (Chequia, Eslovaquia, Hungría y Polonia) y representantes de la Comisión Europea. El sistema debería ponerse a disposición de los países miembros de la Unión Europea en el curso de los primeros tres meses del próximo año.