Primer ministro checo dice adiós a la presidencia de la Socialdemocracia

El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, tiró la toalla. Después de seis años al frente del Partido Socialdemócrata dimitió al cargo este miércoles. Justifica su decisión a la pérdida de intenciones de voto para las venideras elecciones generales.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTKBohuslav Sobotka, foto: ČTK Bohuslav Sobotka recordará 2017 como un año malo. Su reelección al frente del Partido Socialdemócrata fue más una obligación que una expresión de apoyo. Se presentó como candidato único, pero las luces de la elección se las llevaron los vice presidentes de la formación Lubomír Zaorálek y Milan Chovanec.

Una crisis gubernamental le enfrentó a su mayor aliado de coalición, el magnate Andrej Babiš y líder del movimiento ANO, y el presidente de la República, Miloš Zeman, hizo pública su enemistad visceral contra Sobotka.

La falta de respaldo en las filas de su partido, salió a la luz a manera de luchas intestinas que empezaron a zarandear los cimientos de la formación de cara a los comicios generales de octubre.

Tras intensos debates en la cúpula partidista, Sobotka anunció su decisión de ceder su puesto ante los medios de comunicación este miércoles.

Bohuslav Sobotka y Milan Chovanec, foto: ČTKBohuslav Sobotka y Milan Chovanec, foto: ČTK “Debo confesar que no estoy satisfecho con las intenciones de voto. El respaldo de los electores no responde al trabajo realizado por la Socialdemocracia desde el Gobierno. Nuestra popularidad se ha congelado y se reduce el apoyo de nuestros seguidores”.

Sobotka dijo que la responsabilidad de lo ocurrido cae sobre sus espaldas y que la mejor solución es dejar la dirección partidista. De acuerdo con los estatutos de la agrupación el puesto corresponde, de manera temporal, al primer vicepresidente de la agrupación, en este caso a Milan Chovanec, actual ministro del Interior.

Conocido como pieza clave en las mediaciones entre Sobotka y el mandatario Zeman, Chovanec se perfila como uno de los líderes fuertes del Partido Socialdemócrata.

“Estoy dispuesto a hacer todo lo posible para conseguir la unificación de la Socialdemocracia. Espero que a partir de este momento terminen las riñas y nos concentremos en las elecciones que se avecinan”, subrayó Chovanec.

Bohuslav Sobotka abandona la jefatura del Partido Socialdemócrata y deja de ser cabeza de lista para las elecciones de otoño. En su lugar ha nombrado a Lubomír Zaorálek, segundo vicepresidente de la formación y ministro de RR.EE. que goza de gran popularidad en las filas socialdemócratas.

Bohuslav Sobotka y Lubomír Zaorálek, foto: ČTKBohuslav Sobotka y Lubomír Zaorálek, foto: ČTK Todo parece indicar que Zaorálek se convertirá en la cabeza más visible de dicha agrupación entre los electores, tal y como adelantara ante la prensa.

“Estoy preparado ser cabeza de lista de la socialdemocracia y me esforzaré por conseguir los mejores resultados para nuestro partido en las elecciones de octubre”.

Los sondeos de opinión del Centro para la Investigación de la Opinión Pública indican que tan solo el 13% de los electores votaría por la Socialdemocracia en otoño. En las elecciones anteriores ganaron los comicios con el 22%.

Los expertos indican que la rivalidad entre el presidente de la República, Miloš Zeman y el primer ministro, Bohuslav Sobotka, ha perjudicado a los socialdemócratas.

En su tono habitual el presidente de la República, Miloš Zeman, confirmó su desprecio por el ex líder socialdemócrata, al decir que cualquiera, menos Bohuslav Sobotka, sería un buen jefe de la Socialdemocracia.

En el pasado el mandatario hizo una broma de mal gusto sobre Sobotka. Consultado en un acto público sobre cómo librarse del primer ministro, Zeman contestó: "La opción democrática es sólo una, elecciones libres. La no democrática es con un Kalashnikov".