Pocos aspirantes a trabajo checos hablan inglés

Los aspirantes a trabajo checos por lo general no saben mantener una conversación más complicada en inglés, según lo evidencia un nuevo sondeo del mercado laboral.

Foto: CC0 / PixabayFoto: CC0 / Pixabay Entre los países centroeuropeos, los checos hablan inglés peor que los eslovacos, pero mejor que los húngaros, por ejemplo. Así lo indica un nuevo sondeo internacional realizado por la agencia TrackTest.eu en colaboración con el portal checo Profesia.

El estudio analizó datos obtenidos de unos 30.000 aspirantes a trabajo entre enero de 2015 y junio 2017.

Las empresas nacionales, generalmente, piden a los candidatos el nivel de inglés B2, que supone que la persona sea capaz de comunicarse con fluidez con los hablantes nativos sobre los temas corrientes.

Sin embargo, apenas el 50% de los aspirantes checos cumplen esta condición, según indica Zuzana Lincová, del portal Profesia.

“El idioma más requerido sigue siendo el inglés. El dominio de esta lengua es solicitado por un 36% de todas las ofertas laborales. Y justo por detrás del inglés se sitúa el alemán”, señaló.

Foto: CC0 / PixabayFoto: CC0 / Pixabay No obstante, la situación en cuanto a la capacidad de los checos de comunicarse en alemán es aún peor. Aunque hasta un 40% de los aspirantes a trabajo del país indican que dominan esa lengua, la realidad es mucho más decepcionante, según lo demuestra el estudio realizado por la agencia de recursos humanos Grafton entre unos 13.000 habitantes, indicó la portavoz Marta Lipovská.

“Nuestro análisis pone en evidencia que los checos, en su mayoría, hablan inglés, por supuesto. El segundo idioma más requerido es el alemán, pero la capacidad de los checos de comunicarse en esta lengua es mucho peor: apenas el 8% de los aspirantes a trabajo comprobaron que lo dominan”, indicó.

El nivel del alemán entre los checos es muy pobre, a pesar de que Alemania es el socio comercial checo más importante y los alemanes no están dispuestos a comunicarse en inglés con los extranjeros, según señaló el director de la oficina estatal CzechTrade de Düseldorf, Adam Jareš.

La situación actual en el mercado laboral nacional no obliga a los checos a esforzarse por aprender las lenguas extranjeras.

“Ya verán, traten de llamar a la recepción central de una empresa grande alemana y pidan en inglés el contacto para un encargado de compras, por ejemplo. La realidad es así que con el inglés no llegarán muy lejos”, dijo.

Lo malo es que la situación actual en el mercado laboral nacional no obligue a los checos a esforzarse por aprender las lenguas extranjeras. De cara a la muy baja tasa de desempleo, que ronda el 3%, las empresas generalmente reducen sus exigencias en cuanto al dominio de idiomas debido a la escasez de mano de obra que sufre el sector empresarial.