Planean convertir cárcel nazi y comunista de Uherské Hradiště en Museo de la Memoria

Durante la Segunda Guerra Mundial sufrieron aquí los adversarios del nazismo, en los años 50 los presos políticos del régimen comunista. Una iniciativa cívica se esfuerza para que en el futuro la antigua cárcel de Uherské Hradiště se convierta en un Museo de la Memoria de la Nación.

Foto: Jakub Vojáček (veznice.uh.cz)Foto: Jakub Vojáček (veznice.uh.cz) La antigua cárcel de Uherské Hradiště recuerda el terror de dos regímenes totalitarios del siglo pasado. Es el último testigo tácito de los crímenes del nazismo y comunismo que se ha conservado en su aspecto original. Lo único que advierte en la actualidad sobre lo que pasaba tras sus muros es un monumento modesto con los nombres de 29 presos ejecutados o torturados hasta la muerte.

El edificio fue construido a finales del siglo XIX. Fue abandonado en 1962 y desde entonces está en ruinas. Este fue el motivo para el surgimiento de una plataforma cívica por el uso digno de la cárcel de Uherské Hradiště, explica el portavoz de la iniciativa, Petr Slinták.Foto: Marek Malůšek (veznice.uh.cz)Foto: Marek Malůšek (veznice.uh.cz)

“Partiendo de que actualmente se habla de la importancia de la enseñanza de la historia contemporánea nació la idea de establecer un Museo de la Memoria de la Nación en Uherské Hradiště que se centraría en la historia checa desde 1939 hasta 1989”.

La iniciativa nació espontáneamente en enero de este año, impulsada por personas de distintas profesiones y edades: estudiantes, profesores, antiguos presos políticos. En febrero fue lanzada una petición por el uso digno de la cárcel de Uherské Hradiště. Hasta el momento la han firmado más de mil personas, entre ellas el teólogo Tomáš Halík y el escritor Ivan Klíma. La idea también cuenta con el apoyo de los representantes de la ciudad y de la Región de Zlín, a través de los partidos políticos, apunta Petr Slinták.

“Nuestra iniciativa quiere impedir que el edificio, que hoy pertenece al Ministerio de Justicia, sea vendido en una subasta y se use para fines comerciales. Planeamos que el 40 por ciento de la construcción donde está ubicada la capilla y las celdas aisladas se convierta en un museo. Podrían instalarse aquí aulas universitarias, un centro de educación, sedes de organizaciones cívicas. Está claro que la reconstrucción costará millones”.

Petr Slinták y sus colegas quieren inspirarse en el Museo Memorial de las Víctimas del Comunismo y de la Resistencia de Sighet en Rumanía, que fue remodelado de una antigua prisión donde en los años 50 estuvo encarcelada la élite de la nación rumana.

Más información sobre el proyecto en veznice.uh.cz