Okamura, en la cuerda floja por relativizar el Holocausto gitano

Los comentarios de Tomio Okamura en los que parece cuestionar el Holocausto provocaron una serie de declaraciones en contra y la propuesta de destituirlo de la Cámara de Diputados del Parlamento.

Jan Bartošek, foto: Filip Jandourek, ČRoJan Bartošek, foto: Filip Jandourek, ČRo Los democristianos (KDU-ČSL) tratan de iniciar conversaciones para destituir al líder del partido Libertad y Democracia Directa (SPD), Tomio Okamura, de vicepresidente de la Cámara de Diputados de la República Checa. Jan Bartošek, jefe de la bancada de los democristianos, anunció la decisión debido a las declaraciones de Okamura sobre el antiguo campo de concentración de Lety, en Bohemia del Sur, en las que parece cuestionar el genocidio. Bartošek comenta.

“Nos parece que se trata de quitar importancia a los sobrevivientes del Holocausto, a sus parientes y familias. Condenamos las declaraciones del SPD sobre la historia reciente en las que se pone en duda el Holocausto como una realidad histórica”.

Miloslav Rozner, diputado del SPD, señaló el antiguo campo de concentración de Lety como un pseudocampo de concentración que realmente no existió. El mismo Okamura dijo en una entrevista la semana pasada que los presos podían ir y venir del campamento. A pesar de esto, Okamura afirmó que el SPD no había cuestionado el sufrimiento de las personas que estuvieron allí.

La granja de cerdos de Lety, foto: Jana ŠustováLa granja de cerdos de Lety, foto: Jana Šustová Lo único que cuestionó fue, según él, el lugar donde colocar un monumento a las víctimas y sobre todo la compra de la granja de cerdos aledaña por parte del estado. La acusación de haber negado el Holocausto la señala como campaña en contra de su partido, declaró.

“El partido SPD no está de acuerdo solo con la manera de realizar el lugar del monumento. Rechazamos las negociaciones secretas sobre la compra de la granja por 17,8 millones de euros”.

No obstante, Konexe, una asociación checo-romaní, presentó la semana pasada una denuncia penal por negación del Holocausto contra Tomio Okamura. A la vez, el Museo de la Cultura Romaní y la Comunidad Judía de Praga apoyaron su crítica.

Jan Bartošek informó el martes a los periodistas su intención de juntar cuarenta firmas dentro de la Cámara de Diputados para hacer posible hablar de los comentarios de Okamura. Le gustaría tratar el delicado tema en la próxima sesión de la Cámara el 27 de febrero. Los democristianos están convencidos de que no puede haber una persona de un cargo político tan alto que niegue que en Lety hubo un campo de concentración.

Tomio Okamura, foto: Filip Jandourek, ČRoTomio Okamura, foto: Filip Jandourek, ČRo Jan Bartošek asimismo espera que otros partidos le apoyen. Según Petr Fiala, presidente del Partido Cívico Democrático (ODS), no se pueden aceptar dichas declaraciones del líder de SPD. El Partido Pirata parece que apoyará la propuesta de destituirlo. Miroslav Kalousek, líder de la fracción de TOP 09, respalda también a los democristianos y afirma que el vicepresidente de la Cámara de Diputados simplemente no puede hablar así.

Los comunistas (KSČM) probablemente no se unirán a la iniciativa de Bartošek, aunque han declarado que están en contra de cualquier declaración que relativice el genocidio.

Para destituir a Okamura se necesitarían 80 firmas. Según Zbyněk Stanjura, vicepresidente del ODS, será crucial si el partido ganador ANO se pone de acuerdo con los democristianos ya que fueron los partidos ANO, KSČM y SPD que con sus 115 votos lo eligieron vicepresidente de la Cámara de Diputados.

Cada domingo podrán votar y escoger entre cinco canciones que iremos presentando a lo largo de la respectiva semana. (Más)