Obesidad infantil en la República Checa

Se han registrado en Chequia 150.000 niños con problemas de obesidad, algo que preocupa a los médicos.

Foto: Meditations / CC0 / PixabayFoto: Meditations / CC0 / Pixabay La obesidad es un problema que cada vez afecta a más gente en la sociedad moderna. Además de aumentar el riesgo de padecer otras dolencias, también puede convertirse en un estigma social, especialmente en el caso de los niños. Sobre este tema, habló para la Radiodifusión Checa el obesólogo Zlatko Marinov, del hospital Motol de Praga.

A su consulta acuden cada vez más familias que quieren tratar los problemas de sobrepeso de sus hijos. Cuando los padres van a la consulta, ya saben a qué se enfrentan y son conscientes de que su hijo tiene un problema, como afirma el doctor Marinov.

“Tenemos una gran ventaja respecto a los médicos de pediatría, que es que todos saben adónde van. Los padres y los niños cuando van al departamento de obesología ya se imaginan de qué va el tema. Sin embargo, con el pediatra se dan situaciones desagradables, como cuando tiene que comunicar por primera vez que el niño tiene sobrepeso, que el niño tiene un problema, y por lo tanto, toda la familia tiene un problema“.

Zlatko Marinov, foto: Archivo de VISTAFILMZlatko Marinov, foto: Archivo de VISTAFILM Según su criterio, es típico que este problema empiece ya en la infancia y cree que generalmente no se puede curar, pero sí controlar para evitar el posible desarrollo de complicaciones en el metabolismo, por lo que la labor de los doctores se convierte en algo fundamental.

Además de que el número de niños que padecen obesidad haya aumentado, es preocupante confirmar que a la vez también lo hace el número de niños con sobrepeso, una cifra que alcanza ya el 25% de los niños en la República Checa. Mientras que el sobrepeso no tiene que provocar de forma necesaria problemas de salud, la obesidad siempre los trae. Sobre esto nos advierte Marinov.

“La obesidad común provoca complicaciones ocasionadas por la influencia física. Es decir, la sobrecarga de las articulaciones. Estos niños no pueden desarrollar correctamente su sistema estato-cinético, por lo tanto, padecen enfermedades en la espalda y dolores en las extremidades inferiores“.

Foto ilustrativa: Štěpánka BudkováFoto ilustrativa: Štěpánka Budková Entre otras complicaciones derivadas de la obesidad podemos encontrar el aumento de la presión arterial, la diabetes o la aterosclerosis, que se produce por el depósito de grasas en las arterias. Aunque muchas familias son conscientes del problema, existen también casos en los que los padres aceptan que la obesidad es algo genético en su familia y que sus hijos la desarrollarán también. Pero en opinión de Marinov, todo el mundo sabe que la genética no es el único factor.

“Todos se dan cuenta de que en la familia también hay personas sin sobrepeso, que tiene que haber otros factores“.

En palabras del doctor Marinov, se podría decir que a la hora desarrollar sobrepeso u obesidad, el 40% se debe a la genética, mientras que el 60% restante depende de nuestro estilo de vida. Pero como también añade, el límite entre el sobrepeso y un peso saludable es diferente en cada persona.