Multas por violar la Ley Antitabaco

Los inspectores pueden aplicar multas por violación de la Ley Antitabaco a partir de este miércoles. Acabaron los 90 días de adaptación a la norma.

Foto: Ondřej TomšůFoto: Ondřej Tomšů La Ley Antitabaco entró en vigor en la República Checa el 31 de mayo pasado. Entonces comenzó un período de transición de 90 días, durante el que los propietarios de bares, restaurantes y otros locales de alimentación públicos tuvieron la posibilidad de adaptar sus actividades empresariales a la nueva normativa.

Si a partir de este miércoles en la puerta de un local faltara por ejemplo un anuncio o una pegatina que informara sobre la prohibición de fumar allí, los inspectores de higiene podrían imponerle al propietario o administrador del lugar una multa de unos 380 euros.

A otra eventual transgresión a la norma se refiere Štěpánka Čechová, portavoz del Ministerio de Salud.

“Al administrador de un bar o restaurante que deje fumar a alguien dentro del local sin tratar de echarlo le puede ser impuesta una multa de hasta 1.900 euros”.

Duras sanciones esperan igualmente a un barman por ejemplo, que sirva bebida alcohólica o solo deje en el local a una persona ebria menor de 18 años.

Foto: ČT24Foto: ČT24 El respeto de la Ley Antitabaco es controlado por inspectores de higiene, así como por policías y otros empleados públicos competentes. Los controles previos comenzaron a finales de mayo, con el fin de verificar cómo los restaurantes, comedores y bares se preparan para la introducción de esa directiva, sostiene Jan Jarolímek, director de la Administración de Higiene, de Praga.

”Hemos realizado unas 140 inspecciones desde mayo. Controlamos sobre todo la presencia en las puertas de entrada a los locales de las pegatinas que indican que está prohibido fumar allí. La verdad es que en todos esos casos se trató de locales en Praga y no hemos descubierto ninguna violación de la norma”.

No obstante, algunos de los administradores y mozos en restaurantes, bares y cafeterías no tienen bien claro hasta el presente por ejemplo si fuera del local donde bajo una pérgola adosada a la fachada del edificio tienen también mesas con asientos para sus clientes, éstos pueden fumar o no, como lo confirman las palabras del administrador de un restaurante de Praga.

“Sí aquí afuera se puede fumar, porque no estamos dentro del local. Pero lo cierto es que tenemos aquí una pérgola adosada a la fachada de este edificio, por lo que más bien no debería fumarse tanto adentro del local como aquí afuera”.

Funcionarios del Ministerio de Salud afirman que la Ley Antitabaco no implica regulación alguna del cigarrillo en las afueras de los locales. Para septiembre preparan una campaña informativa a fin de esclarecer algunas estipulaciones de esa directiva.

Václav Stárek, foto: Prokop HavelVáclav Stárek, foto: Prokop Havel El presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de la República Checa, Václav Stárek, un gran crítico de la Ley Antitabaco, insiste en que esa campaña llega demasiado tarde.

”Semejante campaña debió haber arrancado antes de entrar la ley en vigor, o sea que actualmente llega demasiado tarde. Algunos dueños de los locales tratan de omitir la normativa transformándolos en clubes donde se ofrecerá comida y bebidas y donde, según confían, se podrá fumar. No entienden que también en ese caso seguirán siendo locales de alimentación pública y que los inspectores de higiene podrán controlarlos y aplicar multas”.

Los inspectores de higiene, al igual que funcionarios del Ministerio de Salud no han descubierto hasta el presente mayores transgresiones a la Ley Antitabaco. Esto confirma que la mayoría de los dueños y jefes de los restaurantes, bares y otros locales públicos se adaptaron a esa normativa.